lahoradigital.com
Riveristas, casadistas y abascalistas quieren resucitar el fascismo
Ampliar

Riveristas, casadistas y abascalistas quieren resucitar el fascismo

sábado 23 de marzo de 2019, 13:38h
21 de marzo de 2019. Día Mundial de la Poesía, comienzo de la Primavera. Mañana excepcionalmente soleada y calurosa en París. Charla distendida con unos colegas franceses en un cafetín típicamente parisino -es decir, incómodo- a orillas del canal.

Inevitablemente la conversación deriva hacia la situación política española. Elecciones del 28-A, ascenso de la extrema derecha, procés, escalada del independentismo... De nada se extrañan los colegas excepto del tono de crispación y agresividad contra el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez. No entienden la falta de rigor cuando no las mentiras, los insultos de taberna y la defensa a ultranza de valores nostálgicos y trasnochados que parecían erradicados de la convivencia democrática de los españoles. Como muestra el último botón o perla de Cayetana Álvarez de Toledo, la flamante candidata de Pablo Casado como cabeza de lista por Barcelona, capaz de llamar fascista a Pedro Sánchez y de afirmar que el procés es más peligroso y violento que el 23-F. Silencio, no hay comentarios.

Escucho, hablamos y pregunto. ¿El Frente Nacional del clan Le Pen hacía campañas electorales tan 'trumposas' como sus correlegionarios españoles? No lo dudan. Desde que Marine Le Pen jubiló a su padre y lo ingresó en una residencia de ancianos, no. Desde ese momento la jefa del clan ha intentado centrar el partido para pescar votos en el hundido centrismo de Sarkozi, haciendo oídos sordos a los cantos de sirena de la cada vez más mayoritaria y pujante extrema derecha -¿o sería mejor decir derecha fascista?- que se oyen en la otrora Unión Europea de los países sin fronteras y hoy cada vez más encerrada en nacionalismos, esperemos que sin futuro.

Me quedo solo, pido otro café y mientras observo a los turistas navegar en barcos sin horizonte, trato de buscar argumentos para explicar el giro copernicano de la sociedad española.

¿Es Cataluña el chivo expiatorio que necesitaba una parte de España para justificar su radicalismo?

¿Es la crisis económica la que nos permite ser racistas sin avergonzarnos? ¿Es el declive del modelo social patriarcal y machista el que nos ofusca para añorar la hembra sumisa y fiel? Es la problemática del federalismo plural el que nos lleva a mirar hacia atrás en busca de aquella España cerrada y autárquica? ¿Es la incapacidad de la izquierda para unirse y dar una respuesta a los problemas de la sociedad? ¿O es la suma de todos estos factores y alguno más que se me escapa, la causa de que la nave española navegue a la deriva como si se tratara de una patera pilotada por la mafia?

No deja de ser paradójico que el centro político español que tantos réditos electorales le ha dado al PP y a Cs, se aleje ahora en busca del voto de la extrema derecha. Pero no menos paradójico resulta el hecho de que los nostálgicos defensores de la sangrienta dictadura franquista abominen de los independentistas catalanes para quienes piden juicios sumarísimos y penas severísimas por rebeldes, sediciosos y prevaricadores violentos mientras ensalzan la figura de quien fue el más violento, rebelde, sedicioso y prevaricador líder nacionalista que ha sufrido España y los españoles. No, no tienen ningún derecho los riveristas, casadistas y abascalistas en negar a los lideres catalanes lo que permitieron y admiraron en los fascistas que les dieron de mamar. Haría bien la Justicia española a través de sus Tribunales en no juzgar a los líderes independentistas invocando unas leyes que no utilizaron al comenzar la Transición, que ahí sigue Billy el Niño con su medalla colgada al cuello sin que nadie se la arranque. Sería bueno que utilizaran el Derecho comparado para no caer en el error de condenar al ladrón de bicicletas a la pena perpetua no revisable mientras dejan en libertad sin cargos a los ladrones de millones de bicicletas con las que se han hecho de oro.

Y no es que uno desee para Cataluña unos líderes tan mediocres y 'trumposos' como sus antagonistas nacionalistas. No. Los Puigdemont, Torra, Junqueras, Jordis y demás adláteres son perniciosos por irresponsables, no por independentistas. Para ellos el autoexilio o la cárcel son la excusa perfecta para justificar su impotente necedad. Yo no desearía tenerlos al frente de mi comunidad ni de mi país al igual que tampoco deseo la amputación de Cataluña del mapa español. A mí me gusta esta España plural que sin Cataluña sería menos plural. Le faltaría un miembro que no tiene prótesis que le sustituya.

Una chica reparte poemas por las mesas. Recuerdo que hoy es el Día Mundial de la Poesía y le doy cinco euros. La Memoria Histórica me juega una mala pasada y me entristece reconocer que España es un país de poetas muertos, jalonado de tumbas anónimas donde yacen los asesinados por un dictador que Casado, Rivera y Abascal quieren resucitar para convertir el Valle de los Caídos en lugar de peregrinaje. Recito poemas de alguno de ellos buscando la metáfora de esta dolorida España que cree la mentira de que el norte es el sur, la calor la nevada y en su vuelo equivocado, la paloma de Alberti lleva de nuevo a su corza blanca al río donde, Ay! dos manadas de lobos volverán a matarla a dentelladas.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Foro asociado a esta noticia:

  • Riveristas, casadistas y abascalistas quieren resucitar el fascismo

    Últimos comentarios de los lectores (5)

    3240 | Mk - 28/03/2019 @ 11:43:50 (GMT)
    Siempre es un placer leer a D. Ignacio aunque uno no comparta sus opiniones. Es un ejemplo de como hay que plasmar las ideas, de como expresar lo que uno siente. El problema, para mi, es su permanente belicosidad política. No soy de los que creen que para defender lo que yo pienso haya que atacar a los demás. Pero bueno, también es cierto que su trayectoria, y sus orígenes, le condicionan. En fin D. Ignacio, aunque estemos en las antípodas, espero leerle durante muchos años. Le prometo que cada vez que me encuentro un texto suyo me alegro de ver que sigue escribiendo. Un abrazo
    3222 | Laliana Castellanos - 24/03/2019 @ 11:40:36 (GMT)
    Interesantes reflexiones que parecen rescatar del vocerío mediatico la necesidad de detenerse. De pensar y de superar las derivas por las que circula el espectáculo político. Necesaria invitación a no dejarse arrastrar por corrientes nocivas que ya se superaron. Y seguir leyendo o escuchando estos análisis políticos a contracorriente, con matices sólidos y con el sentido común que debe recuperarse.
    3221 | Laura Rico - 24/03/2019 @ 08:28:00 (GMT)
    Ignacio, como siempre, excelente y agudo. Que bueno que siga escribiendo...
    3218 | Mercedes - 23/03/2019 @ 21:02:28 (GMT)
    Magnifico articulo de Ignacio Ruiz. Nada que añadir
    3215 | Jose Angel Martín Larreta. - 23/03/2019 @ 15:41:51 (GMT)
    Solo puedo decir que me ha gustado muchísimo, y que la comparativa que hace de la virulencia del fascismo contra los independentistas catalanes, casa muy mal con los «besos» que le prodigan a Franco, el mas asesino y salvaje de la historia, y que tiene en su haber los delitos de traicion, rebelion y asesinatos en masa, contra las leyes vigentes cuando decidió el levantamiento fascista. Y también la llamada que hace a los jueces para que se apliquen la justicia comparada.

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de La Hora Digital

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.