lahoradigital.com

ELECCIONES EN ARGENTINA

El peronismo busca una fórmula ganadora
Ampliar
(Foto: E.P.)

El peronismo busca una fórmula ganadora

martes 19 de marzo de 2019, 12:48h
El peronismo apuesta a un septuagenario economista para derrotar a Macri, recuperar el gobierno y poner punto final a los juicios que mantienen en la cárcel a casi doscientos exfuncionarios y empresarios después de una década de corrupción kirchnerista.

A sólo cinco meses de la votación, del 11 de agosto, en las Elecciones Internas, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) que determinarán cuáles serán los candidatos presidenciales habilitados para competir por la presidencia en la primera ronda electoral del 27 de octubre, los argentinos aún desconocen quienes competirán por el “sillón de Rivadavia”.

El presidente Mauricio Macri ha anunciado su firme decisión de aspirar a la reelección como único precandidato de la coalición Cambiemos, que integran su partido PRO, la Unión Cívica Radical y la minúscula Coalición Cívica de la diputada Elisa “Lilita” Carrió.

Macri aún no ha revelado quien lo acompañará como vicepresidente y los radicales aspiran a que el candidato salga de sus filas, algo que el actual presidente trata de evitar.

La gran incógnita, no obstante, reside en saber si la actual senadora y expresidente, la multiprocesada judicialmente, Cristina Fernández de Kirchner se presentará a competir por un tercer mandato. También es una incógnita si la justicia le permitirá presentarse como candidata estando procesada en 13 causas penales por corrupción.

Mientras tanto el peronismo histórico aspira agruparse en una formula presidencial y una lista de candidatos a legisladores (diputado y senadores nacionales) que impida la dispersión del voto y desaloje a Cambiemos de la Casa Rosada.

Para triunfar el peronismo necesita que Cristina Kirchner renuncie a presentarse y confíe en que un futuro gobierno peronista dará los pasos necesarios para aliviar la comprometida situación judicial que la afectan.

Los operadores peronistas que la visitan hacen todo tipo de promesas pero no pueden dar garantías de impunidad a la expresidente y a sus hijos. Las causas son muchas y hay pruebas abrumadoras.

Además, la expresidente debe premiar la lealtad de algunos de sus partidarios haciendo que sean incluidos en buenos lugares dentro de las listas de candidatos a legisladores. Esto resulta esencial para que la exmandataria conserve su “poder de fuego” político que es lo único que hasta el momento la ha mantenido fuera de la cárcel.

Muchas de las encuestas preelectorales sitúan a Cristina Fernández de Kirchner como la precandidata peronista con mayor intensión de voto (entre 15 y 20% según la firma encuestadora) pero también consignan que más del 50% de los consultados afirman que nunca y bajo ningún concepto votarían por ella.

Es decir, que en cualquier escenario de segunda vuelta electoral la expresidente resultaría derrotada frente a Macri.

Por eso, la mayoría de los caciques peronistas (gobernadores de provincia, líderes sindicales, legisladores de peso) se inclina por impulsar la candidatura del economista Roberto Lavagna, ex ministro de los presidentes Eduardo Duhalde y Néstor Kirchner en la década pasada.

Lavagna, que actualmente cuenta tan sólo con una intención de voto del 10%, aspira a que otros precandidatos peronistas (como el gobernador de la provincia de Salta, Juan Manuel Urtubey, el exdiputado Sergio Massa o el senador nacional y presidente del Bloque de senadores peronistas Miguel Ángel Pichetto, etc.) resignen sus aspiraciones para unirse y derrotar a Macri cambiando el rumbo económico de la Argentina.

Pero, la candidatura de Lavagna también despierta muchas resistencias entre la propia dirigencia peronista y en el electorado en general.

El principal cuestionamiento que se le hace es su avanzada edad. Roberto Lavagna nació en la ciudad de Buenos Aires el 24 de marzo de 1942. Si se convierte en presidente, el 10 de diciembre de 2019, tendrá 77 años y será el segundo presidente de más edad en la historia argentina. Sólo superado por Juan Domingo Perón en su tercer mandato (78 años declarados, 80 años reales) y superando a Hipólito Yrigoyen en su segundo mandato (76 años). Ninguno de estos presidentes concluyó su mandato.

Lavagna de asumir la presidencia con 77 años, no sólo sería el presidente más viejo desde que se restableció la democracia en 1983, sino que superaría la media de edad de los presidentes al asumir el cargo por veinte años (media de 57,6% años).

Otro cuestionamiento surge del hecho que Lavagna es un conocido miembro del “lobby industrialista”, formado por las grandes empresas industriales tanto argentina como las extranjeras con intereses consolidados en el país. Este sector se nuclea en entidades como la Unión Industrial Argentina y el Movimiento Productivo Argentino y se opone a la apertura de la economía argentina.

Los industrialistas han prosperado obteniendo continuas prebendas fiscales del gobierno argentino y beneficiándose de las inversiones en obras públicas (autopistas, gasoductos, etc.). Lavagna en recordado porque en 2005, siendo ministro de Economía del presidente Néstor Kirchner, impulso la Ley 25.924, conocida como “Ley Techint”, que estableció un régimen de “promoción industrial” hecho a la medida del Grupo Techint (Compagnia Técnica Internazionale”), el mayor conglomerado empresarial de Argentina. Es conocida la amistad de Roberto Lavagna con el CEO de Techint, Paolo Rocca.

Por último, la candidatura del economista ha sido impulsada por el expresidente Eduardo Duhalde, que tiene muy mala imagen porque se lo vincula con el golpe de Estado contra el presidente Fernando De la Rúa en 2001 y al que algunos responsabilizan por la expansión del narcotráfico en Argentina en la década de los noventa.

Otro de los impulsores de Lavagna es el exdiputado radical Ricardo Alfonsín, hijo del primer presidente de la democracia, que siempre fue refractario a la alianza que su partido, la Unión Cívica Radical, estableció con Mauricio Macri. Alfonsín se propone a que un grupo de dirigentes y militantes radicales apoyen la candidatura presidencial de Lavagna e incluso a acompañarlo en la fórmula presidencial.

Si la oposición a Macri logra superar sus diferencias y estructurar una acuerdo en torno a única candidatura presidencial peronista, que excluya a Cristina Fernández de Kirchner, seguramente logrará imponerse en los comicios -incluso en una primera vuelta electoral-.

Pero, para lograr esto aún debe correr mucha agua bajo el puente y quedan menos de noventa días para que venza el plazo, el próximo 22 de junio, para inscribir las candidaturas y alianzas electorales para competir en las PASO y en las elecciones nacionales del 27 de octubre de 2019.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de La Hora Digital

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.