lahoradigital.com
Con las listas, las navajas vuelan y la memoria se olvida
Ampliar

Con las listas, las navajas vuelan y la memoria se olvida

lunes 18 de marzo de 2019, 21:14h
Hay un dicho alemán que define tres clases de enemistad. La peor de todas es la del compañero político. En comparación, los que ofenden o causan celos son simples enemigos aceptables. A la hora de confeccionar las listas las navajas vuelan y la memoria se olvida.

Cada cuatro años llega la renovación de las listas al Congreso y al Senado, o a los Ayuntamientos, o a los Parlamentos autonómicos, o al Parlamento Europeo, o como es el caso actualmente, a los cinco organismos de gobierno. Es el momento en el que no existen amigos ni compañeros. Y es que ni siquiera el gran enemigo está situado fuera de tu propia formación política sino que es el colega”, aquel con el que has estado tomando cañas y comiendo la paella fraternal tantas veces.

Lo hemos visto con Íñigo Errejón y Pablo Iglesias. Semejante traición entre amigos juntos desde la universidad. Tantos besos y abrazos baldíos en el Congreso, en los mitines políticos, tantas risas, camaradería y complicidad, para al fin acabar el jovencito Errejón, abandonando el barco y llevándose media tripulación en el momento de máxima debilidad del líder de su partido. Cuando estaba de baja paternal. Y todo porque en este momento el puerto seguro, para conservar un escaño y una buena situación política, se llama Manuela Carmena.

Lo hemos visto con el joven halcón Pablo Casado y su ex jefe de filas, Mariano Rajoy. La purga hacia la vicepresidenta, Soraya Saínz de Santamaría, una de las cabezas mejor amuebladas del PP y el intercambio de la misma por Juan José Cortés, el padre de la pequeña Mari Luz. El de los “aleluya, aleluya, el señor puebla nuestros cuerpos, nuestras mentes…”. La purga de Fátima Bañez, o de Cristóbal Montoro, del “chistoso” Rafa Hernando, y no digamos de la insigne Dolors Montserrat a quien miércoles tras miércoles dejaba al pie de los caballos en el Congreso creyendo que se estaba ganando su escaño. Y ahora les deja tirados a todos. Eso si es renovación, si señor.

Se renueva Podemos, se renueva el PP, con Juan Jose Cortés o con el redicho periodista, Pablo Montesinos. Se renueva el novio de Malú, con su Ciudadanos y el fichaje estrella Edmundo Bal, un letrado radicalizado y fuera de onda en Cataluña. Se renueva Rivera también con el puchero de Silvia Clemente a cuenta de todas esas listas que reciben más votos que personas votando. Pucherazo tras puchero, con al menos diez dimisiones por irregularidad en diferentes ciudades en la última semana.

Y se renueva también el Psoe. Ah no, como dice Jose Luis Ábalos, “el Psoe no se renueva hace una purga”. ¿Una purga incluir en las listas a César Luena, Patxi López, Juan Fernando López Aguilar y algunos otros que en su día jugaron sus cartas contra el actual Presidente?. Eso se llama generosidad proverbial, por un lado, y renovación desde las bases para arriba, por el otro. Según Ábalos la dirección del partido y la Comisión Federal de Listas sólo ha intervenido en siete u otro casos, de más de quinientas listas que se han aprobado por unanimidad este domingo 17 de marzo.

Y sin embargo, la renovación de las listas a diputados y concejales del Psoe tiene una historia reciente de truculencias y resistencia. Lo vimos aquel día con Antonio Hernando, y si me apuras con César Luena, sus dos hombres de confianza en aquel entonces, cuando dejaron sólo al resistente Pedro Sánchez, que acababa de ser traicionado por prácticamente todo su entorno. Salvo por unos pocos, como diría Rajoy. Fue un día duro para el socialismo. Aquel 1 de octubre de 2016, la militancia llenaba de rosas la puerta de Ferraz, las lágrimas caían a cántaros entre mujeres y hombres aguerridos que cantaban la Internacional, y de vez en cuando vimos salir a respirar un poco de aire fresco, a dirigentes como Pérez Tapias, Odón Elorza, o Francina Armengol, casi llorando diciendo que “el partido estaba roto”. Desde entonces, como diría la presidenta del partido, Cristina Narbona, el Psoe se ha renovado. La militancia ha tomado mucha presencia y poder y se cuenta con ella para todo. Se ha democratizado internamente de forma intensa.

Pero volviendo a aquel día, dentro de Ferraz se libraba un duelo a muerte entre la lideresa de Andalucía Susana Díaz y sus “huestes del sur apoyadas por la cúpula socialista de viejas glorias” y un Sánchez al que le habían preparado una conspiración de una crueldad inédita hasta entonces en el partido. A Antonio Hernando, dicen las malas lenguas que le escucharon en el garaje de Ferraz diciendo a su mujer que necesitaba pagar la hipoteca. Luena se quedó cinco minutos más con Sánchez, al que habían convertido ya en “apestado” para el gran “aparato” del partido que directamente lo tiró a la cuneta como a un guiñapo. Y sólo le quedaron los quince diputados del Congreso, los héroes y heroínas del No es No a Rajoy, y unos cuantos socialistas que no daban crédito a lo que estaba sucediendo. Una página negra para la historia contemporánea del socialismo español que es mejor olvidar. Pero como dicen, la mejor renovación es la que renace de las cenizas.

Si ahora recordamos que quien vino a servirle en bandeja de plata su propia cabeza, o lo que es lo mismo, la dimisión de los 17 conspiradores, fue precisamente Antonio Pradas, el número dos de la todo poderosa Susana Díaz. Entonces ahora muchos de los que están leyendo esto, entenderán por qué Sánchez ha preferido poner de númnero dos por Sevilla, tras la ministra Maria Jesús Montero a su fiel Gomez de Celis. y dejar fuera a Pradas. Y también se entenderá mejor, que la lideresa andaluza haya tenido que “tomar nota” y volver al Sur a ponerse a “trabajar todos juntos para ganar el gobierno de España el 28 de abril”.

En aquella lista de 17 dimisiones para hundir a Sánchez estaban: Mikaela Navarro, Antonio Pradas, Eva Matarín, Ximo Puig, Maria Jose Sánchez Rubio, Mari Luz Rodriguez, Estefania Martín, Carme Chacon, Jose Miguel Pérez, Manuela Galiana, Noemi Cruz, Francisco Pizarro, Juan Pablo Durán, Tomás Gómez, Emiliano García Page, Ascensión Murillo y Carlos Pérez. ¿Alguien creería que todos ellos son merecedores de un puesto en las listas de la nueva Ejecutiva renovada de Pedro Sánchez, o como cabeza de lista para el grupo parlamentario?. Parece lógico que no.

Entre los 18 que se quedaron junto a él figuraban: Adriana Lastra, Carmen Montón, Meritxell Batet, Susana Sumelzo, Maria Luisa Carcedo, Iratxe García, Iban García de Blanco, Pere Navarro, Francina Armengol, Rosa Eva Díaz , Roberto Jiménez, Pilar Lucio, Maria González Veracruz, Manuel de la Rocha, Maria Luisa Faneca, y también Patxi López y César Luena. Esa noche todos permanecieron con su SG hasta su dimisión. A Sánchez se le vio salir a altas horas de la madrugada, en un coche, de la sede del Psoe como un alma en pena. Unos días después entregó su acta de diputado. Fin de la historia. Susana Diez y los suyos hicieron una gestora y dieron por finiquitado el mandato de Sánchez a quien consideraban ya un cadáver político.

Aquella si fue una verdadera noche de navajas afiladas. Lo demás, ya lo conocemos, Jose Luis Ábalos, Cristina Narbona, Josep Borrell, Carmen Calvo, Odón Elorza, Zaida Cantera, Adriana Lastra, Maria Luisa Carcedo, Manuel Escudero, Santos Cerdán, Francina Armengol, Juanma Serrano, Martixa Ruiz, Isaura Leal, y otro puñado de fieles tanto en Madrid como en las regiones, lo recogieron literalmente de la cuneta y lo llevaron a Xirivella, con su alcalde Michael Montaner. Ahí, una inyección milagrosa de una militancia que necesitaba protestar y resarcirse del “golpe sufrido”, lo arropó, lo besó, abrazó, zarandeó y cantó con él la internacional. Patxi López, César Luena, Oscar López y otros prefirieron no confiar en la remontada, y presentaron legítimamente y en primarias, su propia candidatura. Pero en mayo del 2017 entró por la puerta grande en Ferraz y en junio del 2018 también por el portón del Palacio de la Moncloa, ya como Presidente del Gobierno.

Hoy en día, estos tres nombres que he mencionado están colocados y bien colocados. ¿Es eso una purga?. Y todo esto sucedió teniendo en frente a una prensa nacional que le ignoró por completo y cuando le veía que iba llegando a sus metas, comenzaba sus crónicas, “contra todo pronóstico Sánchez ha ganado las primarias…. “Contra todo pronóstico Sánchez ha ganado la moción de censura…”. Contra todo pronóstico Sánchez ya es Presidente…”. “Contra todo pronóstico Sánchez negocia con los independentistas…”. Ahora sólo les queda por escribir y ojalá lo tengan que hacer pronto, contra pronóstico Sánchez consigue firmar un acuerdo con Cataluña que decide quedarse en España”. Lo veremos. Seguro.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Foro asociado a esta noticia:

  • Con las listas, las navajas vuelan y la memoria se olvida

    Últimos comentarios de los lectores (4)

    3238 | Mercedes Soler - 26/03/2019 @ 23:54:52 (GMT)
    “Contra todo pronóstico Sánchez ya es Presidente…”. “Contra todo pronóstico Sánchez negocia con los independentistas…”. Ahora sólo les queda por escribir y ojalá lo tengan que hacer pronto, “contra pronóstico Sánchez consigue firmar un acuerdo con Cataluña que decide quedarse en España”. Lo veremos. Seguro. Ojalá sea verdad, yo siempre he votado a izquierda unida, y después no tuve más remedio quevotar a Podemos, pero ahora ni de coña, creo que el único que puede reconducir esto y frenar a la ultraderecha es Pedro Sánchez. Me he llevado una buena sorpresa.
    3201 | Juan Raul Aida Hernandez - 21/03/2019 @ 08:47:28 (GMT)
    ¿Concha porque no te veo en desayunos de la 1 o en la noche en 24H? estoy asta el moño de ver tertulianos de derechas que son mayoría criticando sin ton ni son y asta con ironía a nuestro presidente Sánchez en tiempos que mandaba el PP en estos mismos programas los tertulianos que criticaran a Rajoy no había eran el 99% afines al PP ¿y porque ahora no se hace lo mismo aunque sea en la ultima recta antes de las elecciones? de cualquier manera el PP y C´s critican al Presidente dicen por dar un golpe en la RTVE la verdad que no estoy para nada conforme con doña Rosa
    3196 | Jesús Martínez Ro - 19/03/2019 @ 22:12:22 (GMT)
    Nada que añadir, también había oído campanadas pero no conocía la historia al detalle, muchos amigos míos que habían dejado de votar me dicen que votarán a los socialistas. No podeos hacer otra cosa, Podemos ya no es creíble y la derecha da miedo.
    3195 | Ana Maria Sánchez - 19/03/2019 @ 20:41:38 (GMT)
    No puedo estar mas de acuerdo, no quito ni un punto ni una coma de lo que decís en este artículo, y tambien en otros. Me quedo con el relato tan lúcido de lo que ha pasado. Parece que las normas tienen que servir al lógico comportamiento de todo el mundo, menos del presidente socialista. No sabía todas esas explicaciones con ese lujo de detalle, nos habían informado de cualquier manera, o no lo conocíamos con detalle. ¿Pero qué esperan? Antes era asidua lectora de periódicos para estar informada, ahora ya casi no veo las noticias en la tele. Cuando aparecen las quito, uno porque casi todos son sangre, asesinatos, niños con abusoso o muertes y luego, cuando llegan a la política, ya no explican nada, solo insultos entre unos y otros. El que menos me disgustas es Pedro Sánchez, la verdad.Ojalá tomaran ejemplo y nos explicaran las cosas que nos interesan.

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de La Hora Digital

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.