lahoradigital.com
Distintos feminismos
Ampliar
(Foto: Europa Press)

Distintos feminismos

viernes 08 de marzo de 2019, 15:07h
Diré, para empezar, que esto no acaba aquí. Que el año pasado el 8M dio la vuelta al mundo y se volvió histórico -España, cómo nos portamos, qué demostración de consciencia-. Que este año y los que vengan seguirá siendo necesario, que el camino es largo y arduo.

¿El feminismo es cuestión personal o política? Sea como sea, transversal. Lo dicen los políticos. Y las políticas. Porque el lenguaje lo dice todo, ¿no? ¿O no es tan importante? Esto es la polla. Esto otro, un coñazo. Y así nos moldeamos.

¿Lo vive cada una a su manera o todas acatan cómo es el 8M? ¿Eres liberal o radical? Lo importante es que seas feminista. Y si no lo eres, abre los ojos ante las cifras, ante las miradas que se postran en los cuerpos en el metro. Abre los ojos en los museos, en cualquier lado. Si no encuentras motivos, estás mirando, no observando.

Como todo, las corrientes del pensamiento que salen a la calle con pancartas fácilmente se tachan de doctrina. Adoctrinar, menudo verbo. O remover consciencia, cada una que lo sienta como quiera. Sí es cierto que la sobreexposición al universo feminista podría provocar en terceros la pereza de quien no quiere más spam. O ya se sabe la historia por encima, así que tampoco va a profundizar más allá. También es real que de tanto feminismo abanderado por spots de compresas, el mensaje a veces se vuelve esperable. O que la política debería dedicarle las manos de quien quiere cambiar las cosas, no los ojos de quien saborea el caramelo con el que comprar a los votantes.

Feminismo. Y bien, ¿qué es eso del feminismo?

[Apunte importante, quizá sí sea importante lo del lenguaje… Si no se llamara feminismo y se llamara “igualitarismo”, o “igualismo”, o “humanismo de iguales”... ¿Cambiaría algo? A Bebe una periodista la dejó mal ante toda España por decir en una entrevista que ella no era feminista, que creía en la igualdad. Esa mujer lleva denunciando la violencia machista desde Malo. El nombre del movimiento la confundió en ese momento, tampoco hace falta ser etiquetista… Pero insisto, ¿cambiaría algo?]

PRIMERA OLA - Finales del XIX y principios del XX
El motivo de la lucha era el derecho al voto femenino, que no se discriminara a la mujer en las leyes, que tuvieran acceso a la propiedad. La primera ola viene salpicada de ideas de la Ilustración.

La perspectiva de análisis partía del individualismo: la mujer no se contemplaba como un animal socio-político. Las feministas de la primera ola se quejaban de los ataques a su propia persona. Sería feminismo liberal.

SEGUNDA OLA - Entre los 60 y los 90
Las influencias de esta segunda etapa provocan la diversificación del feminismo. Florece aquí el feminismo radical -que no significa extremista ni feminazi ni nada, significa “de la raíz”-. La desigualdad entre ambos sexos se convierte en un fenómeno social e histórico. Solo el colectivo puede atacar, derrumbarlo.

El marxismo deja pinceladas por la segunda ola, deja su dialéctica y sus ideas posmodernas esparcidas por el suelo. Aparecen, en este contexto, otras dos vertientes del radical: el feminismo de la diferencia y el de la igualdad. Ambas critican ferozmente al patriarcado, entendido como una opresión constante e histórica hacia la mujer, tanto a nivel económico, como político como cultural.

Pero son distintos.

El feminismo de la igualdad lucha para que las mujeres lleguen a las mismas oportunidades que ellos. El mismo status. Es decir, que saliendo de la misma línea podamos llegar al mismo punto ambos sexos. Los roles de género condicionan la vida de una persona desde que, a modo artificial, pasa a ser “hombre” o “mujer” al nacer. Frente a esta idea, el feminismo de la igualdad deja nacer al Ser humano, más allá de los géneros impuestos -y todas sus consecuencias-. Como medida temporal, por ejemplo, defiende la discriminación positiva en algunos ámbitos. Analiza fenómenos sociales y atañe a los aspectos materiales de las necesidades humanas más básicas.

El feminismo de la diferencia, por su parte, cree que la opresión a la mujer ha de acabar, pero no exigiendo lo que ya tienen los hombres, sino lo que precisan las mujeres. Es decir, se dedica a revisar los valores femeninos -a veces, ya se sabe, incluso estos vienen manchados por comportamientos machistas- y diferenciarlos de los masculinos. No somos iguales, no pasa nada. Abre un poco la brecha hacia la igualdad. Lo importante es que la mujer, aunque sea a base de codazos y sin duda seguro a base de introspección, encuentre su espacio. Y que este perdure. La máxima crítica que se le hace al feminismo de la diferencia es su esencialismo: mucho concepto y poco fijarse en la persona.

TERCERA OLA - De los 90 hasta ahora

El feminismo de la subjetividad. Hay muchas, muchas variantes. Las identidades queer forman parte de la ecuación. También el feminismo de otras culturas como el musulmán, que en vez de cuestionarse sobre la tasa rosa de las Gillete, seguro que analiza el tema del burka. El anarco-feminismo, el eco-feminismo, el feminismo liberal, el de las que dicen x y las que dicen y. Muchos feminismos. Y todos ellos se dejan conocer en las RRSS, donde la marabunta morada se vuelve y ya no quedan dudas: el feminismo es tanto personal como político -o eso opino-. Lo bonito es que la cishetero blanca ha dejado de ser el pilar del feminismo, o esto es a lo que se aspira. Porque en Afroféminas piensan lo contrario. Y tampoco las mujeres transexuales dicen sentirse realmente acogidas por el movimiento.

Transfeminismo, dicen, es la novedad de esta ola. Pero insisto: quizá sea anhelo. Aun así, reconozcamos que aunque falten por limar muchas asperezas, el mundo cambia. Cada 8M se han conseguido más cosas que el anterior: lo importante es caminar hacia delante. Y por mucho que la política ponga la zancadilla o nos despertemos con el micromachismo a punto de brotar, sigamos… El feminismo, sea como sea, es el camino. Y pies tenemos todos y todas.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de La Hora Digital

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.