lahoradigital.com
Si cae Sánchez...

Si cae Sánchez...

lunes 25 de marzo de 2019, 00:19h

Para llegar a la situación actual, un factor importantísimo es el papel que juegan los Medios de Comunicación españoles, unos con su dontancredismo y otros por su descarado intervencionismo en favor de las derechas. Aún nos queda la Isla de Libertad digital donde un puñado de periodistas no sometidos intentan difundir otra verdad diferente a la que difunden cada día tertulianos de a 500 € la hora en debates donde se habla de Política pero sin políticos; sólo brahmanes periodísticos… a lo sumo, algún progresista e incluso de izquierdas para hacer “del que muere”.

Los informativos ahogan la verdadera noticia política con una especie de “café para todos” en que en unos minutos mezclan mensajes y contramensajes de unos y otros a mayor gloria de quienes sin dar palo al agua saben que la TV, radio o periódico de turno les dará audiencia gratis. Esa práctica genera líderes políticos sin base real alguna, gente que no sabe lo que es trabajar día a día proponiendo alternativas porque son los propios medios quienes les acercan cámaras, micros y pluma para contrarrestar lo que otros, auténticos generadores de la noticia se han trabajado a veces durante años.

Así fabrican unos Zipi y Zape que no saben lo que significa conseguir el Gobierno trabajando día a día; vienen de la Cultura del Pelotazo y así creen que se consiguen las cosas, como demuestran aliándose con fascistas y reventando la convivencia en España con su línea de violencia verbal y graves insultos contra el Presidente del Gobierno legítimo mientras blanquean un fascismo que aprovecha para organizarse pueblo a pueblo a costa de ese par de tontos útiles…

En Andalucía vemos lo que son capaces de hacer unas derechas dependientes de vividores ultras que van de patriotas cuando su jefe se escaqueó de la “mili”, que van de puros cuando su Jefe lleva toda su vida en la mamandurria y el dedazo de una Esperanza Aguirre que le creaba chiringuito tras chiringuito con el mismo sueldo de 95.000€ anuales por rascarse la entrepierna.

Sánchez es su enemigo natural, una izquierda democrática y honesta que se hace a sí misma trabajando en el día a día, que se labra su futuro en base a su esfuerzo no siempre refrendado por los Medios; más bien silenciado… capaz de gestas como el retorno del Secretario General derrocado por un golpe palaciego.

Si cae Sánchez caerá la política de apoyo a la mujer; caerá la última esperanza de miles de ancianos de cerrar su herida sacando a los de las cunetas…

Caerá la recuperación de derechos laborales y sociales que ya destrozó el “homo antecessor” Aznar y su designado Rajoy. La juventud quedará ya definitivamente sin derecho a la igualdad de oportunidades en los estudios, la vivienda y condiciones sociales, en el mundo laboral…

Si cae Sánchez caerá la esperanza de mandar a Franco a donde merece, y al franquismo al desagüe de la Historia en lugar del de honor al que quieren retornarlo las derechas filofascistas. Caerá la homologación de España en la vida social y cultural europea porque allí los liberales y las derechas democráticas no quieren con ellos a amigos de nazis y fascistas.

Si cae Sánchez lo que viene es inmensamente peor que lo que se fue tras Rajoy y sus corruptos; vienen unas derechas más amigas aún de fascistas y del pelotazo, de la mentira y la infamia para sobrevivir, de la crispación como vía para trincar Poder como ya hicieron sus abuelos y bisabuelos.

Esperemos que quienes hoy son beneficiarios directos de las políticas democráticas y sociales sepan defender la única alternativa real que trabaja para ellos.

Si cae Sánchez no vendrá Podemos sino el pasado más negro; vendrá la España de bandera y fusil que con el patrioterismo como lema y pretexto reventará de nuevo a la Patria sin disparar un tiro (pobres militares) porque hoy ya no hacen falta balas ni tanques para reventar un Estado. Aun así, a la España normal, progresista y de izquierdas no la vencerán las derechas filofascistas sino su propio desinterés e ignorancia que se manifiesta en la abstención. Nuestro enemigo principal, como siempre, es nuestra desafección; seguimos “igualico, igualico q’uel defunto de su agüelico”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de La Hora Digital

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.