Ir a versión MÓVIL

lahoradigital.com
El dinero es tuyo, y los derechos también, reclámalos con tu voto
Ampliar

El dinero es tuyo, y los derechos también, reclámalos con tu voto

sábado 02 de marzo de 2019, 13:01h
¿Existe un trabajador tan cretino que cuando le suben el sueldo no lo acepta porque prefiere preguntar al jefe con qué le va a pagar si tiene que atender al Ferrari, las vacaciones en Bahamas, el yate, los internados de sus niños en Suiza, etc.?

Pues eso es lo que quieren Casado, Rivera y compañía que hagan los trabajadores en España. Votadme a mí que no os voy a subir el sueldo, ni los derechos laborales, ni becas, ni protección al desempleo, ni quitar el copago sanitario… porque a cambio os voy a explicar que no tenemos dinero para hacerlo.

Este es el trágala de la derecha para atraerse el voto, a tenor de lo que a veces se escucha por las tertulias y entre la parte menos informada de la sociedad. Desmontar estas estúpidas mentiras, o al menos la principal mentira -sin entrar en la polémica del diálogo territorial- de los actuales líderes de la triple derecha, es un deber y un compromiso social.

Es que para hacer todo lo que dicen los socialistas hace falta dinero y el dinero lo genera la derecha”. Se oye por ahí muchas veces. No es así. El dinero lo generan los trabajadores, trabajando. Y después, el Estado lo recauda gracias a la contribución de todas y todos los españoles. Y puede recaudarse sólo de dos maneras: una, solidariamente, pagan más los que mas ganan y los que más tienen. Dos, insolidariamente, a los ricos se les deja hacer trampas y los pobres y trabajadores de nomina pasan todos religiosamente por el aro de la recaudación de Hacienda.

Y luego está el reparto. Se puede repartir también sólo de dos maneras. Una, en beneficios empresariales vertiginosos, de una codicia sin fin (que es lo que creó la crisis financiera mundial desde 2008, y antes, y sigue aún). O dos, en mejoras salariales, protección social y redistribución del crecimiento y la riqueza de forma justa y solidaria. No hay más. Son las dos únicas formas de hacer política. La una, que es de izquierdas, genera una clase social amplia y protegida por el bienestar social. Y la otra, que es la de la derecha ultraliberal, genera una brecha abismal entre ricos y clase trabajadora. Esta última crisis mundial y las políticas de austeridad de los gobiernos populares han agrandado esta brecha a tenor de los datos publicados.

Según un informe del diario Expansión “los datos revelan que los municipios y barrios de las clases altas se enriquecieron el doble que las zonas más pobres de España. De esta forma, los distritos con rentas anuales de 50.000 euros crecieron entre 2013 y 2016 un 12,4%. Por su parte, las zonas residenciales con declaraciones de 20.000-30.000 subieron en un 3,9%” sólo por citar un medio nada sospechoso de tergiversación en este sentido.

Esto es raro de explicar a los trabajadores con sueldos de miseria que no les llega para cubrir las necesidades básicas. Es raro pretender que entiendan que estamos creciendo de forma espectacular y al mismo tiempo ellos cada día son más pobres. Las décimas arriba o abajo de la macroeconomía les importan un bledo, cuando asisten al triste espectáculo de que para ellos no hay dinero pero en cambio sí lo hay, y a espuertas, para repartirse entre la cúpula del PP -los sobresueldos- entre sus amiguetes -las comisiones ilegales- las concesiones a empresas suyas interpuestas entre la Seguridad Social y el paciente, entre el reparto del presupuesto de Educación y los Colegios privados, en las inversiones en Obra Pública, con intermediarios untados multimillonariamente con dinero de las arcas públicas, etc.

Por ello, probado judicialmente y sentenciado, está el Partido Popular fuera del gobierno. Y por ello, su halcón heredero, incapaz de empezar de cero y limpiando la casa, está enloquecido fabricando mentiras fácilmente desmontables que sólo la desesperación y la desfachatez pública justifican. Todavía Casado sigue creyendo que "les han quitado lo que es suyo y todo vale para recuperarlo". Por eso se atreve a tergiversar las cifras de crecimiento de empleo -que sigue creciendo- y a amenazar a los españoles con que la subida del salario mínimo y la recuperación de los derechos laborales volverán a arruinar a España.

En estas elecciones que se avecinan ya para el 28 de abril, el actual gobierno socialista de Pedro Sánchez está consiguiendo que sus hechos, más que sus mensajes, lleguen a la población. O lo que es lo mismo, dado el escaso tiempo que tienen, aprobar leyes y decretos sociales, más de treinta, hasta el último día. Pero hete aquí, que una vez más Casado, Rivera y Cía, vuelven a mentir descaradamente sin complejos. Contradictoriamente, se quejan de que el Ejecutivo de Sánchez aplique la misma fórmula de la que Rajoy y Aznar abusaron profusamente. El Decreto Ley. He aquí algunos datos que contradicen las mentiras de Casado y Rivera.

Mariano Rajoy posee el récord de uso de RDL (Real Decreto Ley) en una legislatura. Un 33,8% e las leyes aprobadas entre 2012 y 2016, con 73 RDL, entre ellos la modificación de 26 leyes, la reforma de la ley del empleo, entre otras. Después de su reelección, Rajoy volvió a aprobar otros 16 RDL. Es más, entre octubre del 2016 y octubre del 2017, se tramitaron sólo decretos ley, el 36% del total. La mayoría de ellos transladados por la Unión Europea. A pesar de tener mayoría en la cámara, su oculta intentención era no perder tiempo en debates parlamentarios. Aznar en su primer mandato también uso el decreto ley llegando a ser un 32,95%.

Si te suben el Salario mínimo, si recuperas aquellos derechos laborales que te recortaron, te suprimen el copago farmacéutico, exigen igualdad de salario a igualdad de trabajo, aunque seas mujer, te reconocen los derechos laborales y ayudas para cuidar a tu familiar dependiente, te garantizan la subida de tu pensión, becas proporcionales a tus necesidades para que tus hijos no dejen de estudiar porque en casa no haya dinero, justicia social, acabar con los abusos bancarios y de los alquileres de vivienda, prestaciones aseguradas, si te quedas sin trabajo y tardas años en encontrar, formación profesional continua y gratuita, en definitiva, la misma protección social que tienen países de nuestro entorno como son Suecia, Alemania, Dinamarca, Bélgica... ¿De verdad vas a rechazar todo eso porque prefieres preguntarles de dónde van a sacar el dinero? Es una cuestión de conciencia social y de prioridades.

No compañero/a, no, el dinero no es del Estado. El dinero es tuyo. El bienestar social se paga con tus impuestos y los de todos y todas. La crisis de la codicia financiera que tanta penuria ha causado a nuestro alrededor y en nuestras propias familias, acrecentada por una deplorable política de austeridad para los de abajo y opulencia para los de arriba, alguna lección nos ha de haber dejado.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Foro asociado a esta noticia:

  • El dinero es tuyo, y los derechos también, reclámalos con tu voto

    Últimos comentarios de los lectores (2)

    3137 | Joanna - 02/03/2019 @ 18:23:00 (GMT)
    Se hace extraño que los trabajadores no se pongan contentos con la subida de salarios y mayor protección a los trabajadores, a veces creo que vivimos en un país de sordos o peor aún, de fachas. Habrá mucha gente que valore el autoritarismo y la mano dura, pero un país que no valora el bienestar y la solidaridad no se merece nada mejor. Buen artículo.
    3136 | Rafael Alveloa - 02/03/2019 @ 14:57:05 (GMT)
    Mas claro imposible ¿tan difícil es vender este mensaje a la clase trabajadora española. No, si como dicen por ahí, lo peor es un trabajador hambriento que protege los intereses del señorito. Veo cosas que me gustan en este medio, no lo conocía y me extraña que se me haya pasado desapercibido, dice verdades como puños, sin tanta zalamería tramposa a la que estamos tan acostumbrados.

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de La Hora Digital

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.