lahoradigital.com
Milá, Calleja y Sánchez, 'se está instilando odio en la sociedad y eso es muy peligroso'
Ampliar
(Foto: Ricardo Rubio / Europa Press)

Milá, Calleja y Sánchez, "se está instilando odio en la sociedad y eso es muy peligroso"

viernes 22 de febrero de 2019, 11:26h

Mercedes Milá, junto a su amigo el montañero Jesús Calleja, se encargaron en la tarde de este jueves de hacer una divertida presentación de "Manual de Resistencia", el libro de Pedro Sánchez, realizado en coautoría o asesoramiento literario, con Irene Lozano. La sala del Hotel Intercontinental estaba a reventar, otra sala contigua tuvo que alojar a la gente que no cabía. Casi todo el gobierno en pleno acompañaba al Presidente Sánchez que en más de una ocasión tuvo que superar su timidez ante las provocaciones de una Mercedes Milá desatada, como es ella, y en ocasiones maravillada por "la valentía, nitidez, claridad y verdad que destila este libro. Usted salva a los periodistas, individualmente, pero a las empresas periodísticas y al Ibex que las maneja las pone... [pingando]- la palabra es mía porque ella lo dejó en puntos suspensivos . "O es usted muy valiente o alguien le cubre las espaldas", le espetó Milá entre otras heterodoxas observaciones que arracaron la carcajada de un público entregado y ante una presencia mediática impresionante. Había tanta presencia televisiva y de todos los medios como suele haber en cónclaves internacionales.

El ser humano es el único animal que tropieza cuantas veces haga falta en la piedra de su propio ego. Ahí se han situado sendos políticos jóvenes con apenas bagaje experiencial, Casado, Rivera, y antes Iglesias. En la presentación del libro de Pedro Sánchez, iban desgranando entre Milá, Calleja y Sánchez, la condición humana que para la iconoclasta periodista es tan esencial en el desarrollo de la política. "Gracias a su libro, Manual de Resistencia, he aprendido una nueva palabra que me encanta -dice Milá- Es instilar,que consiste en meter una sustancia permanente a través de un gotero", por ejemplo. "Y usted escribe, o Irene Lozano [la coasistente editorial] que ´se está instilando odio en la sociedad y eso es muy peligroso´- Y este odio viene de los políticos jóvenes que llegaron para regenerar la democracia cuando en sus primeros discursos se les llenaba la boca de que se acabó el bipartidismo y se abría una nueva época que exigía "políticas de pactos y conciliación". Pues qué pronto se les ha pegado lo peor de esa vieja política iracunda, crispada y cainita. Además, han sustituido el bipartidismo por dos bloques políticos, o lo que es lo mismo: el modernismo, la inclusión y la diversidad, donde caben todos; contra la exclusión, el odio al diferente, el desprecio a las mujeres, homosexuales y migrantes, "donde no cabe el diferente y se odia al adversario político".

Vamos a elecciones nacionales en sólo dos meses, dice Milá, "¿qué cree usted que va a pasar el 28A?", le pregunta, a lo que Sánchez se queda unos segundos como pensando y contesta en clave de humor: "Pues pinta muy bien". Y en medio de unas bromas y otras, Calleja le reconoce, de tu a tu, como deportista que siempre se sitúa al límite de su resistencia frente a grandes desafíos de la naturaleza, "su resilencia, la fuerza de un resistente, que se cae y se levanta", y cómo en apenas dos años pasó de ser rechazado por las élites de los suyos a ser rehabilitado por las bases, después las zancadillas desde dentro del Psoe y también desde fuera, el rechazo de la prensa filocapitlista y de derechas, y finalmente la moción de censura y la presidencia del Gobierno. ¿Y ahora que va a pasar con Cataluña?, le pregunta Calleja. A lo que Milá interrumpe inmediatamente, como catalana que es y que ejerce, dice y augura que "si aplican el artículo 155, si ahora se han triplicado los independentista, entonces habrá un ochenta por ciento". El Presidente, muchas veces adelantado en sus respuestas por la proactiva periodista, sonríe y tiene paciencia para no salirse de su papel, a pesar de que Milá le pide y le pide: "pero sea aquí valiente, diga lo que con tanto coraje y verdad ha escrito en un libro magnífico". Y Sánchez sonríe y en no pocas ocasiones tiene que recordar con cierta complicidad que es Presidente del Gobierno y está feo señalar.

Entonces Sánchez, al que le cuesta salirse del traje de Presidente al que parece haber consagrado toda su vida desde la tierna juventud, contesta que cuando dicen Casado, Rivera y Abascal que el "artículo 155 perpetuo es la solución", no solo están mintiendo, y denotan una perfecta ignorancia, o se lo hacen, sino que ocultan intencionadamente y con ánimo de engañar "que el artículo 155 en su propio enunciado no puede ser perpetuo, sería inconstitucional". También reconoce Sánchez, seguramente por contraposición al odio que Casado inocula a la sociedad catalana y resto de España, y el culto al enfrentamiento y la crispación, que con Rajoy se acabó entendiendo bien. Porque al contrario que Casado, "Mariano Rajoy tenía más sentido de Estado y sí quería con sinceridad encontrar una solución a la crisis catalana".

A lo largo de la charla informal, divertida y acompañada por el deleite de la sala, como hemos dicho, abarrotada de público y prensa, la triple alianza de la derecha extrema fue uno de los temas recurrentes. Para el Presidente del Gobierno, esta es la triple alianza de la nostalgia franquista y el retroceso "ha antepuesto sus vetos del odio personal a los intereses de España y los españoles" ya que su principal propuesta para gobernar España es "váyase señor Sánchez". Y el resto de propuestas, quedaron patentes en los discursos del trío Casado, Rivera y Abascal, en la Plaza de Colón, derogar leyes que reconocen derechos a las mujeres, a los homosexuales, a los migrantes, derogar leyes que universalizan la Sanidad, la Educación, los derechos adquiridos para pensionistas y parados, jóvenes. Algo tendrá este presidente que siempre le echan las élites cerradas en su zona de confort y le rehabilitan las bases, vino a decir Milá entre unas cosas y otras. Milá tampoco quiso dejar escapar el cotillero de "anda que Casado, con lo de Malú, no se qué tal...", interrumpica con gracia por Calleja que en todo de confianza le dijo, "bueno Mercedes esto es ya cotillero total, se te está yendo la presentación de las manos...", ante la carcajada de la sala.

Aparentemente, gran parte de las clases trabajadoras y mucha de la intelectualidad progresista parecía representada en ese abarrotado acto. Un lugar donde ni siquiera había que explicar lo obvio, que los gobernantes están, o deben estar, para propiciar que nuestras vidas sean mas solidarias, más llenas de oportunidades y de igualdad entre unos y otros. Esos que piensan así, y se consideran progresistas, intelectuales y de izquierdas, adoran a Sánchez y admiran su resistencia. Se le creen y desean construir una sociedad inclusiva, moderna y solidaria. En todos los discursos y políticas del jefe del Ejecutivo, y como no podía ser de otra manera, también en su libro, el marco donde se desarrolla su quehacer es Europa. La importancia de Europa para un gobierno plenamente europeista es esencial. "Europa ha sido la que creó una sociedad del bienestar social que ha sido ejemplo en el mundo y que tenemos que defender y mantener". En ese punto habló de su admiración al presidente portugués Antonio Costa. Frente a este modelo socialdemócrata europeista que defiende el Gobierno de Sánchez y el Psoe, está la otra España, que también existe, que añora tiempos pasados, odia a Sánchez, y lo dice sin complejos y sin parar, quizá porque les pone frente a su propio espejo aquello a lo que más miedo tienen, que es perder sus privilegios. Para ello, y aunque esto sea letal para la democracia y la unidad en España, se agarran como obsesos al agravio territorial de "España se rompe" o "Sánchez traidor",cuando saben perfectamente que con Sánchez o sin él, la crisis catalana existe, seguirá existiendo y solo tiene dos soluciones. O la del diálogo, diálogo, diálogo, o la de la represión, represión, represión. Ellos venden el art. 155 como varita mágica para solucionar el conflicto. ¿Lo solucionó Rajoy con la aplicación del 155 o multiplicó por tres el número de nacionalistas?. Y cuando se acabe el 155, el juicio al procés, el diálogo y todo, ¿cual es el siguiente paso para Casado, Rivera, Abascal, "bombardear Cataluña",? ¿Meter el Ejército y crear un Ulster en España?. Lo de bombardear lo digo yo, no se dijo en el acto, pero sí se infiere de declaraciones de muchos catedráticos de derecho que están horrorizados con la perversa obsesión de la triple Alianza de la Derecha por aplicar la represión, que siempre llama a violencia. La Triplo A sabe que miente pero también sabe que esta mentira les acarrea muchos votos y les puede llevar a gobernar España y lo demás les importa un bledo.

Tengo amistades, muy escépticas durante lustros a la política y los políticos, que me dicen que van a votar a Pedro Sánchez, pero que a veces echan en falta un poco de leña al fuego, alguien como la ministra Montero, Ábalos, Calvo, o el mismo Borrell, que cuando les pisan el callo van y sueltan un guantazo dialéctico. A Sánchez lo ven como un gran presidente de Gobierno, sensible a las necesidades del pueblo, que pone a España en lo más alto cada vez que acude a cumbres y foros internacionales, pero que quizá aquí en España resulta un pelín demasiado buena persona. Esa educación y moderación del Presidente a la que la periodista Mercedes Milá se pasó, durante todo el acto, provocando el guantazo, o el gesto "basta ya"!. "¿Pero cómo aguanta tanto -le decía Milá- cómo aguanta que le llamen traidor y se quedan tan anchos?". A lo que Pedro contestaba que él entendía la política como el sutil arte de conciliar, de acordar mejoras y leyes para la sociedad, unas aprobadas con unos grupos, otras con otros grupos. Que la confrontación y el odio personal no beneficiaban a los españoles. Y a la vista de ello estaba el conflicto catalán, gestado durante décadas por las crispación y el enfrentamiento nacionalista de unos contra de otros y viceversa, durante los mandatos de Anzar y después la inanición de Rajoy.

Conciliador y políticamente correcto, dicen mis amistadas y muchísimos lectores, del Presidente. Lo cual queda muy bonito pero que no vende en tiempos de crispación. Dicen también que el Psoe no comunica bien, pero después de conocer con detalle, desde dentro y desde fuera, las políticas de comunicación del Psoe, les respondo, coincidiendo con Milá y Calleja, comunicar, el Psoe comunica bien, claro y nítido, con hechos probados, que es lo más fehaciente. Pero si los decibelios que pone para su difusión la clase nacional mediática vendida al capital, le silencia, pues claro, llega a la ciudadanía con escasos medios aunque muy sólidos argumentos, en desigualdad de oportunidades frente a una derecha crispada y dueña de las grandes corporaciones periodísticas, con millones de audiencia a su servicio las veinticuatro horas. Y que no tienen ningún complejo en urdir y difundir permantente agravios, bulos, mentiras y fake news como se llaman ahora. Así están las cosas.

Trump o Bolsonaro, comunicaron perfectamente lo que eran, misóginos, machistas, homófonos, racistas, lo peor del ser humano, radicalmente insolidarios, despreciadores de los pobres y vulnerables -como Hitler- Nadie creía que podían ganar unas elecciones. Y ahí están. Por eso, la foto de la Plaza de Colón, el Cara al Sol y las "banderas victoriosas...que vuelven". Es la mejor exposición de lo que quiere y propugna la Triple Alianza de la nueva derecha española. Sólo hay dos opciones el 28 A, o la España del Nodo y el blanco y negro, misógina, racista, homofóba, xenófoba, excluyente, la España del odio al diferente, o la España diversa, de color, del arco iris, los derechos de las mujeres y de las clases trabajadoras, la cultura, la innovación, la tecnología, el europeismo y el crecimiento, Si, pero repartido justamente.

También tengo amigos, menos, que disimulan su ideología real y me dicen, "yo voto a Rivera porque no quiero votar a Rufián,Puigdemont, Torra", denotan tal ignorancia que en realidad se engañan a sí mismosporque quieren. Rufián, Puigdemont, Torra, con Sánchez de presidente, o con otro, seguirán ahí, porque ahí están merced a los votos conseguidos siguiendo las normas democráticas que nos hemos dado los españoles. Si logran echar a Sánchez del gobierno ¿Qué van a hacer con ellos?. ¿Con la varita mágica harán que desaparezcan al instante?¿Se saltarán la Ley y la Constitución y les negarán el escaño que democrática y legalmente han obtenido en nuestro Estado de Derecho?. Insisto, o dialogar, seducir, convencer, negociar -es un camino- o llevar a la policía y cuando esta no baste, llevar al Ejército. Y entonces, lo siguiente es un conflicto armado. En estas elecciones hay que involucrarse porque nos jugamos mucho. Después que nadie se queje.

PD.- Todos los beneficios generados por la venta de este libro, de la editorial Península, irán destinados a las personas sin techo*

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Foro asociado a esta noticia:

  • Milá, Calleja y Sánchez, "se está instilando odio en la sociedad y eso es muy peligroso"

    Últimos comentarios de los lectores (1)

    3119 | Carlos - 23/02/2019 @ 10:35:05 (GMT)
    Ante las dos opciones yo lo tengo clarísimo mi voto a Pero Sánchez.

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de La Hora Digital

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.