lahoradigital.com
El Congreso Mundial de Madrid contra la explotación sexual acoge a supervivientes abolicionistas de todo el mundo
Ampliar

El Congreso Mundial de Madrid contra la explotación sexual acoge a supervivientes abolicionistas de todo el mundo

jueves 07 de febrero de 2019, 15:30h

Varias supervivientes abolicionistas de diferentes países se reúnen en el congreso Mundial de Madrid contra la explotación sexual donde explican sus testimonios estremecedores y se enfrentan a la verdad de sus trágicas experiencias. En este Congreso, se hace un llamamiento y se solicitan avances y retos para avanzar en el futuro luchando contra esta explotación sexual que acaba con los derechos de miles de mujeres y niñas cada día.

Este jueves se ha celebrado en Madrid el Congreso Mundial contra la explotación sexual de las mujeres donde varias supervivientes abolicionistas de países como Sudáfrica, Filipinas, Rumanía, Reino Unido, EEUU o Irlanda, han acudido para describir sus testimonios.

Han conseguido unir estos testimonios y de la mano, luchar juntas contra este “infierno en la tierra” y así, poder acabar con él. Aseguran conocer este negocio perfectamente, el cual se alimenta de los cuerpos de las mujeres más pobres y vulnerables.

Descubriendo testimonios reales

Fiona Broadfoot, de Reino Unido y prostituida desde los 15 años hasta los 26.

11 años ejerciendo la prostitución, asegura sentirse indignada cuando le hablan de la prostitución como un “trabajo sexual”. “No tienen ni idea de lo que supone atender a quince hombres al día. Ninguna mujer que haya vivido esto lo llamaría así”. “Ninguno de los hombres que me vendieron o compraron cuando yo era niña fueron criminalizados, pero yo sí”. Broadfoot, después de una gran lucha, tuvo el empuje para salir corriendo de aquel mundo gracias al asesinato de una amiga prostituida y a una organización que conseguieron abrirle los ojos. Actualmente, tiene una asociación “Build a girl Project”, que trabaja con mujeres y niñas que corren el riesgo de ser explotadas sexualmente y con víctimas de ello.

Amelia Tiganus, activista rumana, explotada sexualmente durante cinco años en España.

Cree que trata y prostitución se refieren a lo mismo, pues estamos ante un sistema que aprovecha mujeres procedentes de países del sur en situación de extrema violencia y pobreza para prostituirlas. “Por cada mujer prostituida hay al menos cuatro o cinco puteros. Son nuestros padres, médicos, hermanos… Estos crímenes ni si quiera se reconocen como machistas”, explica Tiganus muy tajantemente.

Explica cómo han inventado un sistema ideal para meter a las mujeres en la prostitución, donde las quieren “putas y felices”. Además, asegura que ella cayó en la trampa, pues a las adolescentes se les dice “no seas tonta, hazte puta” y, como ella, acaban en atrapadas en un mundo casi sin salida.

“Un día al volver del colegio me metieron en un portal y me violaron entre cinco”, llena de miedo y de vergüenza no fui capaz de decírselo a mis padres, pues sentí haberles defraudado”. Con 13 años abandonó el colegio, sus proxenetas la trasladaron a España y le alejaron de aquel mundo en el que vivía. “Yo no soñaba con ser puta, soñaba con ser médica o profesora”, relata.

Hasta un 60% de las prostituidas en nuestro país como Tiganus, proceden de Rumanía.

Mickey Meji, activista sudafricana, sometida a la prostitución durante nueve años en las calles.

Asegura que la prostitución es el gran obstáculo para conseguir la igualdad de género “es imposible ser iguales a los hombres si dependemos de ellos”.

Opina que en lugar de luchar por el sistema, su Gobierno ha intentado que la prostitución tenga más seguridad o evitar que las personas sean infectadas por el SIDA, pues “ser prostituta en mi país tiene cierto estatus”, destaca. Meji cree que es absurdo ya que “la razón por la que las personas se infectan es porque las mujeres no tienen capacidad de negociar con los hombres”. Asegura que la prostitución es la violencia contra las mujeres más extrema que puede existir.

Meji sabe que detrás del negocio hay fuertes intereses personales y que sus vidas corren un grave peligro. Por ello, cree que ha llegado el momento de que todas las supervivientes se unan para poder hablar en nombre de todas.

Beatriz Rodríguez Rengifo, activista colombiana que fue “secuestrada” para prostituirse durante 20 años. “Para mi gobierno no es importante ni urgente legislar para acabar con la prostitución. Al contrario, la compraventa de mujeres es muy interesante para el fisco nacional”.

Datos alarmantes

España se ha convertido en el país con mayor demanda de sexo pagado en Europa según afirman Richard Poulin en 2017, experto canadiense, y la Coalición contra la trata de mujeres (CATW) y la Comisión para la Investigación de Malos Tratos a Mujeres.

Las organizaciones españolas opinan “No sabemos si en España hay 50.000 o 100.000 mujeres que se prostituyen, pero por cada mujer prostituida hay al menos cuatro o cinco puteros”, mientras que Feminicidio.net ha recopilado 44 casos de feminicidio por prostitución desde el año 2010.

Llamamiento al movimiento feminista

Todas las supervivientes luchan por terminar con este sistema prostitucional que dicen “crea las condiciones para que las mujeres se vean expuestas a la prostitución”.

Hacen un llamamiento al movimiento feminista, pidiendo derechos de verdad como formación, terapia o protección. Creen que todos los demás derechos son para los proxenetas y que ellas carecen de infinidad de recursos que les atan a este “infierno” que ha destruido infinidad de vidas.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de La Hora Digital

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.