lahoradigital.com
Cruz Roja Española colabora para erradicar la mutilación genital femenina
Ampliar

Cruz Roja Española colabora para erradicar la mutilación genital femenina

miércoles 06 de febrero de 2019, 18:13h

La mutilación genital femenina es un problema global que requiere una solución con urgencia. Más de 3 millones de mujeres y niñas se encuentran sometidas cada tres años a prácticas abusivas que violentan hacia su persona provocando grandes problemas de salud. Cruz Roja Española colabora en diferentes proyectos en países de Indonesia que han sido creados para proteger y defender sus derechos sexuales, apoyando la erradicación de estas prácticas y reducción de estos altos porcentajes de víctimas sometidas.

La mutilación genital femenina (MGF) comprende todos los procedimientos que se refieren a la resección parcial o total de los genitales externos femeninos y además, otras lesiones en órganos genitales femeninos por motivos no médicos.

Estas prácticas implican daño en el tejido genital femenino sano y normal e interfieren en la función natural de su organismo. Son extremadamente dolorosas y provocan consecuencias perjudiciales para la salud de la mujer, como las dificultades que se pueden crear en el parto, infecciones e infertilidad, quistes, además de los peligros a los que se expone la niña y que elevan un riesgo de muerte entre los recién nacidos.

Todo los años, el 6 de febrero, se celebra el Día Internacional de Tolerancia Cero con la mutilación genital femenina. Se sabe que hasta 200 millones de niñas y mujeres que viven en 30 países han sufrido estas prácticas y, que cada año, más de 3 millones de niñas son sometidas a mutilación genital. El informe Female Genital Mutilation/Cutting: A Global Concern, afirma que la mitad de niñas y mujeres que sufren la MGF viven en los países de Egipto, Etiopía e Indonesia. Además, se encuentra presente también en comunidades indígenas de Latinoamérica y poblaciones emigrantes que viven en Europa Occidental, Norte de América, Australia y Nueva Zelanda.

Según datos, en muchos países la mayoría de las niñas sufrieron la ablación antes de su quinto cumpleaños y, se estima que hasta la gran cantidad 44 millones, son niñas menores de 14 años. La mayor parte se produce en países como Gambia (56%), Mauritania (54%) e Indonesia donde la mitad de las niñas menores de 11 años han sufrido esta práctica.

La Organización sin ánimo de lucro Cruz Roja Española, ha trabajado durante dieciocho años en Malí, donde de los 44 millones que han sufrido la ablación, el 73% ha sido en este país. Ante estos porcentajes desmesurados, Cruz Roja Española ha desarrollado numerosos proyectos en estas regiones destinados a una mejora en calidad de vida de niñas y mujeres. Estos proyectos han estado respaldados y apoyados por la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) y por la Diputación Foral de Guipúzcoa, con la finalidad de proteger los derechos sexuales y reproductivos de todas las mujeres y niñas que sufren estas prácticas abusivas.

Así mismo, la Diputación Foral de Guipúzcoa ha ofrecido un tratamiento a 82 mujeres víctimas de la escisión, logrando hasta un 3,6% menos en la tasa de escisión en el conjunto de la zona de intervención.

En cuanto a datos positivos, desde 2008 cinco países han aprobado leyes que penalizan esta práctica, incluyendo a 20 países y 27.000 comunidades desde el 2018 que han declarado público el abandono. No obstante, debido al incremento de la población en algunos países estas prácticas se han visto aumentadas, aumentando en 70 millones desde 2014 el número de mujeres y niñas que han sido sometidas.

Desde el año 2016, 30 países disponen de datos representativos a nivel nacional sobre la mutilación. Geeta Rao Gupta, Presidenta del Centro Internacional de Investigaciones sobre la Mujer, líder en tema de género, mujeres y VIH /SIDA opina que “determinar la magnitud de la mutilación genital femenina es esencial para eliminar la práctica. Cuando los gobiernos recopilan y publican las estadísticas nacionales se encuentran en una mejor posición para entender el alcance del problema y acelerar los esfuerzos para proteger los derechos de millones de niñas y mujeres”.

Por ello, el trabajo para eliminar esta práctica es cada vez mayor, ya que aunque haya habido progresos, si las tendencias actuales no cambian, aumentará notablemente en los próximos 15 años el número de niñas y mujeres sometidas a la mutilación genital femenina.

Medidas a favor de la eliminación de prácticas nocivas.

Cruz Roja Española ha luchado contra el número tan alto y alarmante de estas prácticas en el país de Malí. Cabe destacar la formación que han ofrecido sobre la identificación y asistencia ante complicaciones derivadas de la escisión y de las consecuencias de estas prácticas como violencia de género. Han sido ofrecidas a líderes religiosos, asociaciones de mujeres, alumnado y profesorado, medios de comunicación locales y personal voluntario de la Cruz Roja de Malí.

Además, han realizado programas de prevención y sensibilización ofreciendo actividades formativas con hasta 27.900 de participantes, entre los que se encuentran niñas y mujeres que han sufrido las consecuencias de estas prácticas.

Luchando hacia la eliminación de la mutilación genital femenina, dentro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), resaltan “eliminar todas las prácticas nocivas, como la mutilación genital femenina y el matrimonio infantil, precoz y forzado”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de La Hora Digital

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.