lahoradigital.com
Casado y sus meteduras de pata: Ahora pide que los políticos catalanes presos no vuelvan a Cataluña
Ampliar

Casado y sus meteduras de pata: Ahora pide que los políticos catalanes presos no vuelvan a Cataluña

lunes 04 de febrero de 2019, 18:48h

Desde que Pablo Casado ganara el Congreso Extraordinario del Partido Popular el pasado mes de julio de 2018 y tomara posesión como presidente del PP, algunas de sus manifestaciones públicas no han pasado desapercibidas. Además de dar un contundente giro a la derecha en la política de su formación política, el joven dirigente acumula numerosos deslices garrafales que le pueden hacer en poco tiempo superar al mismísimo Rajoy, que también pasó a la historia por cometer monumentales errores dialécticos. Si bien, el ahora presidente no solo se equivoca en las formas, sino también en el fondo de lo que afirma. Para el recuerdo quedan sus palabras sobre la conquista de América “la etapa más brillante de la Humanidad”; lo que dijo del mayo del 68 “destrozaban las calles porque se aburrían”; o su pensamiento sobre el 15M “sus protestas son porque no iban a tener esa segunda residencia que tenían sus padres”.

Los últimos años la sociedad española ha denigrado tanto la política y a los políticos que parecería que cualquiera puede valer para ser un representante público. Se ha visto recientemente con la fugaz candidata del PP a la presidencia de Cantabria, Ruth Beitia, que en un increíble error manifestaba que había que tratar el maltrato animal de la misma manera que la violencia que se ejerce contra la mujer pues “todos son seres humanos”. La campeona del mundo decidió a los pocos días, con buen criterio, abandonar la política.

No sucede lo mismo con Pablo Casado, que, salvo sorpresa, parece que no tiene intención ninguna de tirar la toalla y pretende seguir con su carrera política, a pesar de que ya acumula unos cuantos errores de bulto que revelan cierta falta de aptitudes para el desempeño de un cargo político.

El pasado mes de julio, el joven político popular se hacía con las riendas de su partido y, con ello, situaba los focos de los medios de comunicación sobre él.

Antes de esa fecha, sus incendiarias manifestaciones hacían vislumbrar cierto desconocimiento de algunos de los temas sobre los que, sin complejo ninguno, se atrevía a instruir a su entregada audiencia. Para el recuerdo quedan sus manifestaciones sobre el mayo del 68 “los jóvenes destrozaban las calles porque se aburrían”; sobre el movimiento 15-M “protestan porque no iban a tener esa segunda residencia que tenían sus padres”; sobre la Ley de Memoria Histórica “están todo el día con las fosas de no sé quién”; o incluso sobre la juventud española “la inmensa mayoría de jóvenes son del Partido Popular y aún no lo saben. Si es que en pleno siglo XXI no puede estar de moda ser de izquierdas, ¡pero si son unos carcas!”.

Estas afirmaciones podrían haber sido consideradas como “pecados de juventud” pero el tiempo nos ha delatado que no. Desde el pasado julio de 2018 el cuaderno de “frases sin sentido” del aspirante Casado sigue engordando. Y eso que en su currículo presume de una impecable formación académica en la que brillan con lustre másters y otros rimbombantes títulos universitarios de las mejores instituciones del mundo.

El pasado 12 de octubre, el ilustre Casado dejaba una de sus perlas de profunda sabiduría y conocimiento de la historia de España. En plena celebración del Día de la Hispanidad, el presidente del PP afirmaba sin rubor que el descubrimiento de América “es la etapa más brillante del hombre junto al imperio romano”. Y para adornar aún más su discurso recalcó que “no somos conscientes de que éste (el español) es un pueblo milenario que ha hecho mucho por la humanidad. ¿Qué otro país puede decir que un nuevo mundo fue descubierto por ellos?”.

Como licenciado en Derecho, sorprende aún más que Casado cometa patinazos en temas que debería controlar. Sin ir más lejos, la semana pasada hacía unas sorprendentes declaraciones en las que proponía que las ocupaciones pasasen a ser de una “falta” a un delito. El problema es que la “falta” a la que hacía referencia ya no existe en el Código Penal desde el año 2015. Esto denota, no solo que el dirigente popular se saltó algunas clases de su Grado en Derecho, sino que también se debió perder muchas sesiones del Congreso de los Diputados.

Su penúltima metedura de pata se ha producido estos días. El próximo 12 de febrero se inicia en el Tribunal Supremo el juicio del ‘procés’ en Madrid y por este motivo los presos preventivos que estaban en las cárceles catalanas fueron nuevamente llevados a cárceles de Madrid para que asistan a las sesiones orales de la macro causa.

Sin embargo, para el líder del PP, Junqueras y compañía han debido estar estos meses poco menos que en un “parque de atracciones” ya que ha pedido al presidente del Gobierno que garantice que estos presos, a lo que niega cualquier tipo de derecho, no vuelvan a la cárcel en la que estaban. Les acusa de recibir un “trato diferencial” y de convertir Lledoners en la “catedral de los independentistas”.

Lamentablemente, Pablo Casado amenaza con seguir deleitándonos con una retahíla de manifestaciones de esta índole. Lo que está claro es que el “elegido” de Aznar para liderar la derecha española no deja a nadie indiferente.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de La Hora Digital

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.