lahoradigital.com
Los políticos catalanes presos ya han sido trasladados para el juicio el 12 de febrero
(Foto: Europa Press)

Los políticos catalanes presos ya han sido trasladados para el juicio el 12 de febrero

viernes 01 de febrero de 2019, 22:00h

El juicio del 'procés' en el que se dirimirá la responsabilidad penal de los políticos independentistas catalanes arrancará el 12 de febrero, según lo fijado este pasado viernes por la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo, con Manuel Marchena a la cabeza. El juicio, uno de los más importantes de la historia del alto tribunal, será retransmitido en directo para el público general. Además, hay 600 periodistas acreditados -50 de ellos, internacionales- que aportarán su versión a los medios.Los nueve políticos catalanes acusados ya han sido trasladados desde Cataluña a prisiones en Madrid. A Soto del Real, han ido los hombres. A Alcalá Meco, las mujeres.

Oriol Junqueras, presidente de Esquerra Republicana de Cataluña, que lleva más de un año encerrado en prisión preventiva desde el 2 de noviembre del 2017, tras los incidentes posteriores a los días 6 y 7 de septiiembre y al referundum fallido del 1 de octubre del mismo año, se pepara para el juicio que tendrá lugar en el Tribunal Supremo, en Madrid, el 12 de febrero y días consecutivos. A través de su abogado, Andreu van den Eynde, ha pedido "tiempo suficiente" para preparar su defensa. el líder independentista, estudia la posibilidad de recurrir al Tribunal Europeo. Los nueve acusados han solicitado la presencia de observadores internacionales en la vista aunque la decisión todavía está pendiente por parte del Tribunal Supremo.

Los nueve acusados, en ausencia del ex president de la Generalitat, Carles Puigdemont y cinco consejeros que se dieron a la fuga, se han convertido en el foco de la llamada "rebelión jurídica" que dentro de diez días será juzgada por el Tribuanl Supremo. El 2 de noviembre del 2017, Oriol Junqueras, Joaquím Forn, Jordi Turull, Josep Rull, Raül Romeva, Dolors Bassa, Meritxell Borrás, Carles Mundó y Santi Villa, eran conducidos en un furgón seguido por los medios de comunicación de medio mundo, a la carcel de Estremera. Mundó, Borrás y Vila, actualmente se encuentran en libertad con medidas cautelares. Pocos días después, fueron encarcelados los dirigentes de asociaciones vinculadas al independentismo, Jordi Cuixart y Jordi Sánchez, actualmente en prisiòn.

Son varios los polìtiicos que están citados a declaran en este juicio sobre el que Europa entera tiene puestos su ojos, al cuestinarse la territorialidad y el seccionismo en uno de sus países miembros. Entre ellos, está el ex presidente del Gobierno Mariano Rajoy, la ex vicepresidenta Soraya Sáez de Santamaría, el exministro de Hacienda Cristóbal Montoro, el expresidente de la Generalitat Artur Mas, el lehendakari Iñigo Urkullu, el actual presidente del Parlament de Cataluña, Roger Torrent, y la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, además de otras personalidades que destacan entre los centenares de testigos que pisaran la sala del Tribunal Supremo este 12 de febrero y días consecutivos, ya que se preveé que un juicio de estas características dure varias jornadas.

Los jueces ya han analizado los escritos de la instrucción -más de 2.000 folios- de las partes para determinar qué peticiones admiten y qué peticiones rechazan, ya que, como es obvio, han de estar argumentadas y motivadas. Por lo que ya no se podrán tomar más admisiones durante la próxima semana, el 5 de febrero, fecha que ha sido descartada.

Este viernes, fueron transladados desde Cataluá a los centros penitenciarios madrileños los nueve acusados, algunos incluso de rebelión, que se encuentran en prisión preventiva. A Soto del Real han llevado a los hombres; Alcalá Meco las dos mujeres. Así, se garantiza que estén a disposición del tribunal la fecha prevista para el arranque de la vista oral.

El pasado miércoles, Oriol Junqueras, exvicepresidente de la Generalitat Catalana y líder de ERC, presentó un escrito ante el Alto Tribunal en el que constataba su queja por haber conocido de manera oficiosa los plazos que el TS manejaba para iniciar el juicio. Pedía, además, un plazo de tres semanas para poder preparar su defensa.

Junqueras se sentará en el banquillo junto a los exconsellers Raül Romeva, Josep Rull, Jordi Turull, Joaquim Forn y Dolors Bassa; la expresidenta del Parlament Carme Forcadell; el expresidente de ANC Jordi Sànchez, y el presidente de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart.

LA DEFENSA DE JUNQUERAS


El abogado de Junqueras, Andreu van den Eynde, alega que el tiempo del que disponen es insuficiente para poder preparar adecuadamente el juicio, dado que la comunicaciòn de la vista oral ha sido tan precipitada que, asegura no tener tiempo para preparar su estrategia y garantizar el “derecho de defensa” de Junqueras. Incluso a asegurado que recurrirá al Tribunal Europeo de Estrasburgo si el Constitucional no se pronuncia sobre su amparo antes del inicio de la vista oral en el Tribunal Supremo.

El Alto Tribunal ve el procés como una “oportunidad” para demostrar “la calidad de la justicia española, del Estado de Derecho y de la propia democracia", frente a la imagen que se ha querido dar por algunos estamentos independentistas tanto en el territorio nacional como en el internacional y "que no se ajusta a la realidad”. El presidente del Poder Judicial, Carlos Lesmes ha señalado que el la Justicia española se enfrenta, sin duda, será uno de los juicios más importantes de la historia del Supremo.

TESTIGOS


Los acusados declararán a partir de las 10 de la mañana durante los días 13, 14, 19, 20 y 21 de febrero, según las seis primeras sesiones que ha fijado la Sala de lo Penal del Supremo. En un auto de 145 páginas, el TS se pronuncia sobre la pertinencia de las pruebas que las acusaciones y defensas han propuesto en la “causa del procés”.

Aparte del elenco político que desfilarán como testihos, en este macro juicio, también lo harán ciudadanos particulares que resultaron heridos y que prestarán declaración, así como guardias civiles y agentes de Policía en la misma situación.

Por otro lado, la Sala rechaza testificales como la de el Rey de España, ya que el artículo 411 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal lo prohíbe expresamente. Tampoco Jaime Alfonsín dará su testimonio como jefe de la Casa del Rey, al no admitir el sistema español el “testigo por sustitución”.

La declaración de Alfredo Pérez Rubalcaba, propuesta por la acusación popular, tampoco ha sido declarada pertinente por los magistrados. El motivo es que su testimonio se refiere a hechos anteriores a la consulta de 2014. Como él, Carles Puigdemont y algunos de los procesados que están declarados en rebeldía en el mismo proceso. La sala, en su auto, razona que el deber de declarar y la obligación de decir verdad que asume todo testigo son incompatibles con la condición de parte pasiva del proceso, declarada en rebeldía y todavía no enjuiciada.

600 PERIODISTAS

Transparencia total. El Supremo aborda el juicio con una retransmisión gratuita y en directo de principio a fin. Además de más de 150 medios distintos y 600 periodistas acreditados. Medio centenar son extranjeros, la mayoría de Alemania, Francia, Suiza y Holanda, como relatores de la historia frustrada de una secesión dentro de Europa, desde la guerra de los Balcanes y que no perderán detalle de este juicio que crea un precedente en un país europeo con un Estado de Derecho ampliamente reconocido. También periodistas de Estados Unidos y China, trasladarán lo que ocurra a la opinión pública de sus respectivos continentes.

Carlos Lesmes asegura que son “conscientes” de que se juegan “la calidad de la actuación del Supremo, del Estado de Derecho y de nuestra democracia”. El interés mediático del caso solo ha sido superado por el juicio de los atentados del 11-M de 2004.

Añade, además, que el Supremo no planea ninguna campaña de comunicación específica para mejorar su imagen. "La calidad de este tribunal y de la Justicia", según Lesmes, "vendrá acreditads por la transparencia y el respeto a las garantías procesales”.

En su opinión, hay que garantizar la independencia de los jueces, su imparcialidad y su respeto a las garantías procesales de los juzgados, aunque sus decisiones puedan ser criticadas y no generar el aplauso generalizado.

RESPETO A LA DIGNIDAD DE LOS PROCESADOS

Tambien ha garantizado como no puede ser de otra maner, el presidente del Supremo y del Poder Judicial, que se respetará la dignidad de los procesados, tanto en su situación penitenciaria, como durante el traslado de la cárcel al Tribunal y el desarrollo de la vista. De las diferentes prisiones, Soto y Alcalá Meco, se les llevará a los calabozos de la Audiencia Nacional, ya que en el Supremo no disponen de ellos. Desde allí, se les trasladará al Supremo, por la entrada de Carruajes. Se evitará el público a lo largo de los 40 metros que les separarán de la Sala.aunque todavía no ha dejado claro tsi el TS permitirá la retirada de las esposas en la intervención de los procesados.

Durante el tiempo que precisa el juicio del procés catalán, la mitad de la Sala de lo Penal -es decir, 7 de sus miembros- trabajarán concentrados en esta causa. También quedan suspendidas, hasta el fin del juicio, las visitas al edificio.

OBSERVADORES

Los procesados han pedido que se permita la presencia de observadores internacionales, pero se trata de un tema que todavía ha de resolverse en la Sala de Enjuiciamiento. Lo cierto es que en la Sala hay 100 asientos. 20 son para la prensa y también acudirán representantes de las instituciones que lo soliciten, familiares de los procesados y público en general ya que será una audiencia pública.

El magistrado Lesmes ha insistido mucho en la transparencia del juicio, a ser “público”, los observadores no tienen razón de ser ya que en su opinión, sólo serían necesarios cuando hubiera “opacidad”, pero cualquiera que quiera tendrá la posibilidad de asistir a la vista judicial, “incluidos los llamados observadores internacionales” añade.

Hasta el momento, el Parlamento Vasco ha pedido expresamente la asistencia al juicio. También Quim Torra, el presidente catalán, ha expresado públicamente su intención de asistir. Sin embargo, este último todavía no ha cursado la petición al TS, que asegura que dará preferencia a las instituciones. Que el juicio se transmita en catalán simultáneamente es un tema que Lesmes indica que debe solucionar el tribunal en el auto de calificación de los escritos de defensa.

LOS ACUSADOS YA SE ENCUENTRAN EN MADRID

El ministerio del Interior trasladó como decimos este pasado viernes a los nueve acusados a Madrid. Por tanto, el exvicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras, los exconsejeros Jordi Turull, Raül Romeva, Josep Rull y Joaquim Forn,y los exresponsables de Asamblea Nacional Catalana (ANC) y Ómnium Cultural Jordi Sánchez y Jordi Cuixart -presos en la cárcel de Lledoners (Barcelona)-; la exconsejera Dolors Bassa -ingresada en la de Puig de les Basses (Girona)- y la expresidenta del Parlament Carme Forcadell - que cumple preventiva en Mas d'Enric ( Tarragona), desde el 1 de febrero ya se encuentran en las dos cárceles de Madrid.

El Área Penitenciaria de los Mossos coordinó el traslado hasta Brians 2 de los presos que se encuentraban en Puig de les Basses (Dolors Bassa), Mas de Enric (Carmen Forcadell) y Lledoners (Oriol Junqueras, Jordi Turull, Raül Romeva, Josep Rull, Joaquim Forn, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart).

Brians 2 fue el centro de enlace entre los Servicios Penitenciarios del Departamento de Justicia de la Generalitat e Instituciones Penitenciarias del Ministerio del Interior. La Guardia Civil se hizo cargo del traslado directo desde Cataluña a Madrid.

Los políticos catalanes presos ya han sido trasladados para el juicio el 12 de febrero
Ampliar
(Foto: Europa Press)
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de La Hora Digital

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.