lahoradigital.com
La Comunidad de Madrid incumple la política de vivienda comprometida
Ampliar

La Comunidad de Madrid incumple la política de vivienda comprometida

miércoles 30 de enero de 2019, 19:00h

El artículo 26 del Estatuto de Autonomía de la Comunidad de Madrid, en su número 1.4, reserva la competencia en materia de Vivienda al ente autonómico. Por tanto, es esta quien tiene por tarea promover políticas de vivienda que han de ser eficaces y eficientes y cuyo criterio también ha de alcanzar lo social. De ahí que exista la Agencia de Vivienda Social, antiguo IVIMA, que tiene por objeto, entre otros, la construcción de vivienda pública a precios asequibles. Pero haciendo un poco de seguimiento a los conceptos que en esta materia figuran en los Presupuestos, los incumplimientos se convierten en promesas sostenidas que nunca se realizan.

Hace unos días, analizando otra parte de los Presupuestos, llegábamos a dos conclusiones: lo que no está en Presupuestos no existe y lo que se repite un año tras otro y nunca se realiza, nunca tuvo intención de realizarse.

El Presupuesto de la Comunidad de Madrid para la Agencia de Vivienda Social en el año 2016 incluía entre los más de 13 000 000 millones de los que dispondría aquel año de actuaciones en la ciudad de Madrid como la construcción de "44 viviendas de protección pública en régimen de arrendamiento con opción de compra para jóvenes, en el Ensanche de Vallecas, con un importe de 1 836 500 euros". Este mismo concepto figura en el documento de 2017, en esta ocasión con un importe de 2 586 500 euros. De nuevo aparecen 1 800 000 euros en 2019 para las mismas viviendas.

También se repite año a año dotación para la Unidad Vecinal de Absorción (UVA) de Hortaleza. En este caso, la consignación presupuestaria se hace a cuenta de la urbanización y terminación de viviendas, año a año. Pudiera parecer que aquello es siempre un solar donde se empieza cada enero a meter cables y tuberías y donde las viviendas cada enero son derruidas para empezar de nuevo con el nuevo presupuesto. Así, en 2016 se preveían 3,5 millones de euros, de los cuales 2,7 se destinaría a acabar las viviendas; 2017 traía otros 2 millones de euros para 180 viviendas de protección pública en alquiler (no se especifica si para empezarlas o terminarlas); en 2019 el presupuesto se multiplica y llega a más de 9 millones de euros para nuevas viviendas en distintas parcelas, para finalizar algunas empezadas y para acabar la urbanización de los terrenos. En Ciencia Política esto se llamaría "política pública incrementalista". Cosas de politólogos. Como ya apuntamos al principio, aquello que se repite casi igual en cada presupuesto, quizá nunca hubo intención de ejecutarlo.

Para colmo, en 2017 la propia Comunidad de Madrid eliminó la posibilidad del alquiler de vivienda protegida con opción a compra. Se alegó entonces que el precio de la vivienda libre había caído tanto que era inferior al de la protegida, por lo que la figura del alquiler con derecho a compra no tenía sentido. Sin embargo, las 44 viviendas de protección pública en el Ensanche de Vallecas que antes mencionábamos que cada año se repiten en los Presupuestos se mantiene en régimen de arrendamiento con opción de compra. Solo varía la cuantía que se prevé dedicar a esta actuación.

Unos Presupuestos en materia de vivienda los de la Comunidad de Madrid que, a fuerza de repetir conceptos, parecen un trámite en el que se copian y pegan los conceptos casi sin editar y sin la intención cierta de llevarlos a término. La errática política de vivienda del Partido Popular, cuyos anteriores dirigentes también en el Ayuntamiento se encuentran inmersos en numerosas causas relacionadas con este tema.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de La Hora Digital

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.