lahoradigital.com
La convención nacional del PP escenifica el regreso de Aznar para apadrinar a su sucesor Pablo Casado
Ampliar

La convención nacional del PP escenifica el regreso de Aznar para apadrinar a su sucesor Pablo Casado

domingo 20 de enero de 2019, 01:36h
El ex presidente del Gobierno, Jose María Aznar, vuelve a pedir el voto para su partido después de su acercamiento a Ciudadanos y sus elogios al líder de la extrema derecha española. Tras la época 'moderada' de Rajoy, ahora el PP vuelve a manos de la parte más conservadora del partido, liderados por Pablo Casado, a quién José María Aznar ha dado su bendición tal y como hizo con él Manuel Fraga hace 30 años "sin tutelas ni 'tutías'". La convención nacional del PP que, dicen, ha servido para rearmar ideológicamente el partido, no es más que la vuelta al aznarismo mientras se olvida el liderazgo de la etapa de Rajoy que también participó en el evento el pasado viernes. Ahora todos encumbran a Casado y su discurso nacionalista y conservador radical que pretenden llevar a todas las instituciones de la mano de las otras dos derechas, la liberal y la extrema.
Este fin de semana, José María Aznar volvió a poner en píe a todos sus correligionarios en la convención nacional de Partido Popular como si se hubiera producido una vuelta al pasado, ese en el que "Orange Market" conseguía llenar la plaza de toros de Valencia. Pero ahora, en los tiempos de Twitter, de Instagram y de redes sociales, se pone aún más empeño en la imagen, solo así se comprende la gigantesca pantalla detrás de los intervinientes con una no menos gigantesca bandera de España ondeando sin parar.

Toda esta parafernalia no fue más que el envoltorio perfecto para la vuelta del hijo pródigo, el ex presidente José María Aznar. El mismo que hace pocos años renunciaba a la presidencia de honor de su partido y afeaba cuando podía la forma de obrar de su predecesor, Mariano Rajoy, con quien ahora no quiere ni coincidir. Ese Aznar que hace nada coqueteaba con Ciudadanos y ponía a su líder, Albert Rivera, como ejemplo; y el que no escatima elogios para el presidente de la extrema derecha española que acaba de estrenarse en el Parlamento de Andalucía. Pero los tiempos han cambiado. Arrinconados los marianistas y sus sucesores, los 'sorayistas', ahora mandan en el partido los "cachorros" que hace poco cuidaba Esperanza Aguirre. Y el ex presidente Aznar ha regresado de su retiro para apadrinar a su digno sucesor. Así lo ha expresado en su alocución y no ha sido muy original puesto que ha utilizado la misma fórmula que usaron con él hace 30 años "sin tutelas ni tutías".

El presidente de FAES ha recordado que en el Congreso del pasado mes de julio "El PP dio un ejemplo de renovación que es también un ejemplo de integración y se suma". Esa renovación debió convencer a Aznar ya que ha abandonado su distanciamiento de la época de Rajoy y promete "desde ahora" volver a pedir el voto para el PP, "no quiero dejar nada a la interpretación. Los votos que España necesita deben ir al PP y desde ahora los pido para el PP".

Parece que este nuevo PP sí es del agrado de Aznar que afirmó en la tarde de ayer que "tenemos que fortalecer este proyecto que está unido a la mejor tradición humanista europea; que reivindica sus valores en la persona, en la familia y en la sociedad; en el trabajo y en la educación, en la dignidad de todos y en el respeto a su libertad".

Aunque no nombró a los partidos que ahora le disputan la derecha al Partido Popular, Aznar sí quiso dejar ciertos mensajes que iban dirigidos a ellos. Así, dijo que "estamos lejos de las modas políticas estridentes, estamos lejos del griterío de los alborotadores y de la arrogancia de los simplistas", refiriéndose probablemente a la nueva extrema derecha. Y añadió que "no somos -no hemos sido nunca- espectadores de los problemas de España, sino que hemos puesto pie a tierra para resolverlos".

El ex presidente hizo una cerrada defensa de la Constitución "en su letra y en su espíritu" y llamó a su defensa porque es "el mejor acuerdo de convivencia en el que caben todos los españoles". "Por eso -continuó- no aceptamos que el destino de la Constitución lo marquen quieres quieren romperla".

Sí nombró en su discurso al actual presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a quién acusó, usando el manual de estilo del actual PP, de degradar la política y de humillar a España frente a "los que quieren romper España" por su intento de abrir una vía de diálogo que busque soluciones al problema catalán. Aznar destacó que "hace algún tiempo los socialistas destituyeron a su secretario general. Por las mismas razones que los socialistas, aquel secretario general tiene que ser destituido democráticamente por los ciudadanos en las urnas. Hago mías las razones que llevaron a los socialistas a destituir a quien hoy es presidente del Gobierno".

Acabó su discurso afirmando que su partido debía "convocar a los españoles a retomar un gran proyecto de éxito para nuestra Nación que es el éxito al que puede y debe aspirar. Esa tarea es realmente ímproba y va a recaer en buena medida sobre Pablo Casado. Pablo tuvo el coraje y el acierto de dar un paso al frente cuando el partido lo necesitaba y sabemos que no dará un paso
atrás en esa responsabilidad que el Partido Popular ha puesto sobre sus hombros.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de La Hora Digital

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.