lahoradigital.com
Muere Joana Biarnes, la fotoperiodista catalana que retrató nuestro tiempo
Ampliar

Muere Joana Biarnes, la fotoperiodista catalana que retrató nuestro tiempo

jueves 20 de diciembre de 2018, 12:51h

Joana Biarnés, la primera fotoperiodista de España, ha fallecido este miércoles debido a una complicación repentina de su salud, según ha informado la Photographic Social Vision. Biarnés fue la primera mujer en nuestro país en tener una acreditación en su bolso para hacer fotografía de prensa, abriendo camino donde no lo había.

Nacida en Terrassa en 1935, Joana tenía mil historias que contar, desde los insultos que recibía en el campo de fútbol cuando iba a cubrir los partidos –empezó muy joven, ayudando a su padre, fotógrafo deportivo–. O cómo vivió la catástrofe de las riadas de 1962 en su propia ciudad, en una noche trágica que padre e hija pasaron ayudando a sus paisanos y al clarear el día ella hizo las fotos que estremecieron a todo el país. O tal vez aquella aventura con Paul, John, Ringo y George, en cuya habitación de hotel pudo hacer la gran exclusiva, tras haber entrado por el procedimiento de subir por el montacargas sorteando al personal y llamar, educadamente, a la puerta. De esta forma, Joana consiguió fotografiar en la intimidad a los Beatles en la Barcelona de 1965.

A partir de 1975 y tras el cierre del diario Pueblo donde trabajaba, Biarnés fundó con otros colegas la agencia Sincropress. Incluso en los tiempos de esa cosa grumosa que llamamos destape –una forma de hacer negocio con los deseos de un país torturado por décadas de oscuras sacristías–, las colaboraciones de Joana Biarnés para revistas como Interviú tuvieron un sello especial. A los ojos de ella, el erotismo lo tenían las modelos, y su papel como fotógrafa era sacarlo de su propia naturaleza, como “una manifestación que sale de la piel, del movimiento”. “No he querido retratar carne”, decía Joana, en una entrevista que le hice hace tres años. Ella retrataba mujeres: ni despieces ni muñequitas. Joana Biarnés es la autora de una excelente serie de retratos de Nadiuska rodeada de maniquíes, hechas en alguna planta cerrada de El Corte Inglés. A partir de estas imágenes, la metáfora del juguete roto acude inevitablemente a la mente del espectador. Biarnés llegó a conocerla bien, y pensando en ella echaba en falta “que tan solo una mano, de las muchas que la rodeaban, se hubiera acercado para ayudarla˝, decía. “El ser humano no tiene piedad”, me dijo Joana, “y no la hay en la prensa˝, expresando una honda preocupación por el respeto y los límites.

Algunos años después de montar la agencia Joana Biarnés dejó el periodismo, se retiró a Ibiza y abrió su restaurante, Cana Joana. Pero para entonces ya había dejado para la memoria de los días un buen puñado de imágenes, retratos imprescindibles de nuestro tiempo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios