lahoradigital.com
La incansable lucha para incorporar la perspectiva de Género en las penas por delitos sexuales
Ampliar

La incansable lucha para incorporar la perspectiva de Género en las penas por delitos sexuales

domingo 16 de diciembre de 2018, 01:17h

En una sociedad democrática el Código Penal es la inversa de la Constitución. Preventivamente advierte de aquellas acciones u omisiones que son intolerables para la sociedad. Ante la reiteración meramente discursiva sobre las cuestiones de género, se plantea el interrogante sobre si hay un Derecho Penal mas benévolo para los delitos en los que mayoritariamente las víctimas son las mujeres, o dicho de otro modo ¿El poder legislativo penal tiene en cuenta la perspectiva de género a la que obliga el artículo 20 de la Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo, para la igualdad efectiva de mujeres y hombres?

El delito de impago de alimentos y pensiones compensatorias del artículo 227 del CP, que tiene una pena de prisión de 3 meses a un año o multa de 6 a 24 meses (siendo, entre otros, el bien jurídico protegido el derecho de los menores a su desarrollo integral mediante la pensión establecida judicialmente); comparándolo con el delito de alzamiento de bienes del artículo 257 del Código Penal, que castiga al que se alce con sus bienes en perjuicio de sus acreedores, tiene una pena de uno a cuatro años de prisión y multa de doce a veinticuatro meses, de lo que se deduce que el abandono y la falta de manutención de las familias monoparentales (integradas en su mayoría por mujeres hijas e hijos) esta mucho menos penada que los delitos de naturaleza patrimonial.

Sobre la penalidad de la violación y otros ataques a la libertad sexual ha surgido la controversia con las primeras conclusiones de la Comisión Legislativa sobre la reforma de los delitos sexuales, planteando que la pena máxima para los delitos de violencia sexual sea de 12 años en lugar de los 15 actuales. Aún presumiendo involuntariedad, trasmite un mensaje incompatible con la función preventiva del Derecho Penal y una vez mas, no atiende al análisis con perspectiva de género.

¿Que tiene que padecer la víctima de violación para que, al dia de hoy, la condena al violador sea entre 13 años y medio a 15 años de prisión? Algunos ejemplos puede ser ilustrativos, como ser violada por dos o mas personas y a la vez ser una persona de edad avanzada o, ser una persona cuya enfermedad o discapacidad la haga especialmente vulnerable y haber sido amenazada de muerte o de lesiones con armas o instrumentos peligrosos, o cuando la violencia y la intimidación ejercidas tengan un carácter particularmente degradante o vejatorio y que el violador se haya aprovechado de una relación de parentesco; o las distintas combinaciones de dos circunstancias agravatorias que pueden realizarse a tenor del artículo 180 del Código Penal, todas ellas con unas consecuencias en la vida de la víctima (daños físicos, daños psíquicos para el resto de su existencia, miedo a salir de casa, miedo dentro de la casa, sentimiento del cuerpo embrutecido, graves dificultades con sus parejas presentes o futuras, incomprensión, desconfianza, etc.) que bien puede describir lo que vulgarmente se llama muerte en vida o secuelas múltiples permanentes.

No es valido el argumento de que las circunstancias agravantes de la violación suponen una pena equiparable al homicidio, por esta regla de tres habría que revisar todos los delitos que tienen una pena máxima de 15 años de prisión. Tampoco es valido el argumento que el violador puede verse tentado de matar a la persona violada, pues la pena en tal caso, y hasta que el legislativo no lo cambie, sería de prisión permanente revisable.

Ni las manifestaciones espontáneas surgidas con motivo de juicios de violaciones en grupo, ni las organizaciones feministas, ni la sociedad demandan un agravamiento de las penas en los delitos contra la libertad e indemnidad sexual, pero lo que es impensable es una rebaja de la pena de los mismos.

La violación fue el primer crimen de la humanidad, sin ella no existiría el patriarcado, precisamente por ello, una democracia paritaria de cuarenta años no se puede permitir hacer las normas desconociendo el impacto de género de la violación y otros ataques de naturaleza sexual. La reforma no puede ser un estimulo para que haya mas violaciones.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)



Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de La Hora Digital

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.