lahoradigital.com
Cs se esconde tras el PP para apropiarse de los votos de Vox

Cs se esconde tras el PP para apropiarse de los votos de Vox

jueves 13 de diciembre de 2018, 15:00h
Los primeros movimientos de sus partidos hermanos para ocupar San Telmo no han convencido a Vox. El Partido Popular y Ciudadanos han comenzado las negociaciones y se han reunido sin contar con el partido de extrema derecha, a pesar de que dependen de sus votos para “acabar con 36 años de régimen del PSOE”. Por su parte Cs se esconde tras los movimientos del PP para que no le situen en el mismo marco ideológico que Vox. Finalmente, Abascal ha dicho "que no quiere ser una alfombra para el socialismo con otras siglas".

Esta es precisamente la única línea roja que había marcado el partido del ultra Santiago Abascal que se contara con él y su opinión para todo si querían sumar con sus votos. A toda costa quería y ahora exige reunirse con los dirigentes de las dos formaciones políticas de la derecha, Pablo Casado y Albert Rivera, que pretenden liderar “el cambio” en Andalucía. Cosa que hasta el momento parece harto complicado si no es implicándose en un tripartito. En cambio los líderes de Ciudadanos y del PP, aunque saben que le necesitan, intentan no salir demasiado en la foto con Abascal.

“Queremos estar en una mesa de negociación como la que ellos forman ahora”, solicita el portavoz del partido ultra Vox, que pone en valor sus casi 400.000 votos y 12 escaños, indispensables para "echar a Susana Díaz del poder", su único objetivo tras las elecciones de este 2 de diciembre en Andalucía.

Vox: "no vamos a consentir que haya desprecio”

El líder de la formación ultra en Andalucía, Francisco Serrano, lo tiene claro: "En la siguiente fase de negociación tenemos que estar sí o sí", [con los dos partidos ganadores de la derecha]. Advierte además, que no van “a consentir que haya desprecio alguno hacia su partido".

A pesar de las sumas de los votos conseguidos por PP y Cs, solo alcanzan los 47 escaños, lejos de la mayoría absoluta requerida para la investidura que son 55 escaños. Tampoco les bastaría en una segunda o sucesivas votaciones. Necesitan irremisiblemente al partido de ultra derecha y sus 12 escaños. Lo difícil es cómo van a justificar, ellos que iban de centro derecha, la asociación con un partido de extrema derecha que niega el europeismo, que niega las Comunidades Autónomas, que niega los derechos de la Mujer, los de los Homosexuales, Inmigrantes, etc.

Francisco Serrano, un juez de familia recusado por un asunto de falta de protección a un menor, ha anunciado que su partido va a poner en marcha “lo antes posible” una comisión negociadora para el pacto de investidura aunque todavía no ha hecho públicas las exigencias que harán tanto a PP como a Cs.

Por su parte, el Presidente de Vox, Santiago Abascal, ha reiterado en los últimos días que no serán un “obstáculo para un cambio político en Andalucía”, pero “tampoco seremos una alfombra para la continuidad del socialismo con otras siglas”. “Una cosa es que vayamos con humildad y otra que nos traten con desprecio”, señalaron los dirigentes ultras. “Tanto nuestro partido como nuestros votantes merecen que se les trate con dignidad”.

La formación de Rivera, en cambio, busca alcanzar un acuerdo con los populares, para que sean estos los que pacten con el partido de Abascal y Serrano. Las negociaciones estarán marcadas por la estrategia a seguir en los próximos meses, con la mirada puesta en las inminentes elecciones municipales, autonómicas y europeas. Muchos de ellos, desearían que también fueran generales ya que pretenden forzar al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez a convocarlas si no consigue aprobar los Presupuestos.

El portavoz de Cs en Andalucía, Juan Marín, ha insistido en que “todos los grupos tienen que estar en la Mesa de la Junta”, defendiendo que populares y Ciudadanos deben ocupar cuatro de los siete puestos. Pese a esto, reconoce que “es un acuerdo complicado”.

Cruce de acusaciones en el Congreso de los Diputados

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, sacó el asunto andaluz a la palestra en el Congreso acusando a PP y Cs de “pactar con nostálgicos del franquismo”.

Albert Rivera, líder de Cs, respondía al jefe del Ejecutivo con graves acusaciones sobre lo que podría llegar a pasar en Cataluña en los próximos días, exigiéndole asimismo la convocatoria de elecciones y advirtiéndole que no dejará gobernar al PSOE en Andalucía.

Los socialistas han calificado de “estafa” la reunión de PP y Cs porque “faltaba la silla de la ultraderecha”. Y es que, “¿por qué esconden a Vox?”, cuestionó el diputado en el Congreso Miguel Ángel Heredia.

En la misma línea, el vicepresidente de la Junta en funciones, Manuel Jiménez Barrios, inquirió al representante de la formación naranja que deje de “marear la perdiz” y exprese claramente si va a “entregar Andalucía al PP y a la ultraderecha de Vox”. “¿Les da vergüenza situarse ante la realidad y que no se les vea juntos o es que pretenden engañar a los andaluces?”, zanjó.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de La Hora Digital

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.