Publicidad
lahoradigital.com
Madrid-ciudad: El reto Socialista (IV). Reciprocación: el elemento imprescindible.
Ampliar

Madrid-ciudad: El reto Socialista (IV). Reciprocación: el elemento imprescindible.

miércoles 05 de diciembre de 2018, 19:07h
En el anterior capítulo dedicado al reto socialista, ya comentamos el reto que supone para los socialistas la ciudad de Madrid. Así mismo analizamos la importancia que tiene el hecho de que en las organizaciones políticas las personas que la integran coordinen sus esfuerzos para lograr lo que no podrían conseguir actuando aisladamente es decir que alcancen sus objetivos de grupo. Para ello ha de establecerse una interacción psicológica entre los responsables y los componentes de base o militantes de la organización, a través de lo que H. Levinson (1) denomina el proceso de reciprocación (correspondencia mutua en la acción entre todos los componentes de la organización) que supone una aceptación común de las reglas del juego así como de las decisiones adoptadas por los responsables políticos.

La no existencia de reciprocación aporta un elemento nuclear en la desestabilización de la organización política que producirá, por efecto centrífugo hacia los ciudadanos, una pérdida de confianza y el consecuente alejamiento del votante. Este hecho lo reflejan los políticos de una forma un tanto sencilla con un llamamiento pueril a la unidad (“Los problemas internos dentro del partido producen pérdida de votos. Volvamos a la unidad”), cuando la realidad es que sin eliminar las causas que producen la falta de reciprocación no puede recuperarse la estabilidad de la organización.

Denominaremos des-reciprocación al deterioro de la reciprocación o ruptura del mutuo acuerdo entre los componentes de la organización.

Origen de la des-reciprocación:

El origen y características de la des-reciprocación pueden ser muy variables. Analicemos los más importantes y significativos.

1.- Falta de correspondencia interna entre militantes y responsables políticos:

La des-reciprocación puede tener un origen interno por desacuerdo de los militantes con la aplicación de las reglas internas a la organización o con las decisiones adoptadas por los responsables políticos. A esta falta de reciprocación la denominaremos des-reciprocación interna o primaria para distinguirla de las producidas por causas externas a la organización.

El partido que posee este tipo de des-reciprocación puede considerarse como políticamente enfermo por “autoinmunidad” pues su “enfermedad” viene producida por la misma organización.

2.- Falta de correspondencia externa(entre ciudadanos y responsables políticos):

La falta de correspondencia entre aquello que las organizaciones prometen o implantan y lo que los ciudadanos esperan, por compromiso o en otros casos por aprendizaje de sus propias vivencias, también supone una des-reciprocación, en este caso externa, que produce, con más fuerza si cabe, un alejamiento de la confianza, el apoyo y el voto del ciudadano. Esta des-reciprocación externa la denominaremos secundaria.

2.a.- La des-reciprocación secundaria puede ser de tipo 1 cuando el cambio de correspondencia mutua entre los votantes y la organización política es debido al aprendizaje de los ciudadanos (viajes, experiencias, cambio en las necesidades personales, hartazgo de promesas políticas incumplidas o ajenas a sus demandas,..) que han alterado su posición y aspiraciones vitales. Es el caso paradigmático que se produce cuando la sociedad evoluciona hacia unos modelos y/o valores diferentes pero el partido político permanece anclado en valores, aspiraciones y propuestas desfasadas y sobrepasadas por la realidad social.

Este caso podría, tal vez, asimilarse a la realidad de los socialistas madrileños durante algo más del último cuarto de siglo, tras la fructífera gobernanza de Enrique Tierno (1979-1986), prolongada una legislatura más con el alcalde Juan Barranco (1986-1989).

2.b.- La des-reciprocación secundaria será del tipo 2 cuando la causa del cambio de posición del ciudadano es inducida por intereses extraños (mensajes de los medios de comunicación, campañas orquestadas, presiones, amenazas…) cuya única finalidad es, en la mayoría de los casos, derrotar a la organización política en el poder.

  • Levinson ( Reciprocation:the relationship between Man and Organization )

La situación actual de los socialistas madrileños corresponde al caso de una des-reciprocación secundaria tipo 2 de intensidad débil con tendencia a media que probablemente incrementará su fuerza conforme nos acerquemos a las elecciones europeas, autonómicas y locales o a la posibilidad real de una convocatoria de elecciones generales.

Además si las conclusiones del 39 Congreso socialista no se aplicasen de la forma adecuada, sin la participación plena de la militancia, se podrían añadir la secundaria tipo 1 o incluso la primaria. Estos dos últimos casos se producirían como expresión de la frustración, sentimiento de engaño o de ruptura del compromiso adquirido en el 39 Congreso y por consiguiente la pérdida de confianza y de credibilidad de los militantes o votantes en la organización política. Sin lugar a duda la falta la pérdida de confianza y de credibilidad de los militantes o votantes en el partido político acarrea siempre una pérdida inevitable de votos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de La Hora Digital

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.