lahoradigital.com
Fernando Martín: Veintinueve años desde su pérdida y seguimos recordándole
Ampliar

Fernando Martín: Veintinueve años desde su pérdida y seguimos recordándole

lunes 03 de diciembre de 2018, 18:20h

Yo era un niño de seis años pero por aquel entonces, ya me gustaba el deporte. Me apasionaba el Real Madrid, como lo sigue haciendo hoy y si había un deporte que me llamaba la atención, era el baloncesto.

Desde muy pequeño, me ha encantado jugar con el balón y la canasta. Como todo niño, tenía mis ídolos y si en el fútbol era Hugo Sánchez, en el baloncesto era él: Fernando Martín Espina.

Llevaba el número 10 en la camiseta blanca. Lo recuerdo alto, fuerte, vigoroso, abriendo la puerta de un garaje en una calle de Madrid. Sí, puedo decir con mucho orgullo que tuve la suerte y el honor de cruzarme con él.

Era la estrella del momento. Luchador nato, se hacía dueño de la zona como nadie. Un titán, un guerrero que libró feroces batallas contra Audie Norris, Chicho Sibilio, Juan Domingo de la Cruz, Dino Meneghin

Fue el primer español en hacer las Américas y jugar en la mejor liga de baloncesto del mundo: la NBA. Lo hizo en los Portland Trail Blazers, aunque sin suerte. Apenas jugó unos minutos, pero clavó pica allí. Dejó su huella. Fue el camino a seguir por los demás.

Recuerdo cómo siendo un niño, mis padres me regalaron una pequeña bota con su rostro, el escudo del Real Madrid y su dorsal.

El destino fue muy cruel con él y con todos los que amamos el baloncesto. Lo fue también años después con otro grande del basket que jugó con él: Drazen Petrovic.

Veintinueve años de ausencia, pero muchos seguimos hablando de Fernando, el gladiador de carácter indomable que encandiló a España y al mundo siendo uno de los héroes de Los Ángeles 84. El deporte es grande por los deportistas que hacen posible que sea así y Fernando, consiguió que el baloncesto fuera un deporte a tener en cuenta por los españoles, como hoy hace Carolina Marín con el bádminton, Fernando Alonso con la Fórmula 1 (donde hace unos días, fue su última carrera). Por eso, Fernando Martín está en un Olimpo exclusivo: el de los pioneros. Un pionero, un héroe distinto, de raza, con sello propio, un inconformista que me enseñó siendo un niño que los sueños, sueños son pero que se pueden vivir y conquistar.

Han pasado veintinueve años han pasado desde aquel 3 de diciembre de 1989 sí, pero creo y veo justo que sigamos recordándole a pesar de aquel domingo maldito en la M-30 camino del Palacio de los Deportes de la Comunidad de Madrid, día en el que en aquella carretera perdió la vida.

Los que aquí seguimos, mientras tú espero estés en el Cielo soltando aquellos ganchos (o como le decía Lolo Sáinz, “la morcilla”) que sólo tú sabías hacer, no dejamos de echarte de menos, eterno número diez.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios