Publicidad
lahoradigital.com
Un terremoto para empezar el próximo ciclo electoral.
Ampliar

Un terremoto para empezar el próximo ciclo electoral.

lunes 03 de diciembre de 2018, 01:43h
Tras las elecciones andaluzas, por primera vez puede haber un Gobierno del Partido Popular. El ciclo electoral empieza con una gran sorpresa, quizá este terremoto traiga un tsunami detrás.
Para el Partido Socialista de Andalucía este resultado supone una debacle. Pierde su principal bastión, lo que en su momento se denominó “fuente renovable de votos” para el PSOE. Y lo pierde en un momento atípico, cuando ha recuperado el poder mediante una moción de censura, algo inédito en nuestra democracia. Pero esto, al fin y al cabo, podía y tenía que ocurrir. Está por ver cómo se lidiará con esto desde el Gobierno de España, cuya situación en cuanto a apoyos es precaria.

Precisamente por Andalucía llega la extrema derecha a España. Una tierra cuyo himno es quizá de los pocos cuya letra no llama a la guerra, sino que pide libertad, puede ver en primera fila un Gobierno sostenido por los votos de la extrema derecha. El voto oculto estaba ahí, en la derecha de la derecha, en casi 400 000 votantes que no hemos visto hasta hoy.

Con unos resultados peores que los que tenía, el Partido Popular puede gobernar. Para ello, necesita a Ciudadanos, que en estas elecciones ha crecido con fuerza, y, como decía, a VOX. Ya habían hecho algún gesto a esta formación trasladando los mensajes de lo regional a lo nacional, de la gestión en la Junta de Andalucía a la cuestión en Cataluña y a los temas territoriales. Ahí se siente más cómoda la derecha española, en la bandera y en el territorio.

Y gana gracias tal vez a que la victoria de Susana Díaz se daba por segura. Parte de su electorado ha querido darle un voto de castigo quedándose en casa. Quizá, a toro pasado es fácil, una mayor presencia de Pedro Sánchez en la campaña hubiera movilizado algo más que a las bases socialistas y a los votantes tradicionales.

Ciudadanos crece. Siguiendo el hiperliderazgo de Albert Rivera, en esta ocasión compartido con Inés Arrimadas y con Juan Marín. Quizá no llega a las expectativas de superar al PP, pero su crecimiento es sostenido. Con un discurso más centrado, como digo, en lo nacional que en lo andaluz han conseguido situar el debate en lo que ocurre en la prisión de Lledoners. Un éxito si miramos sus resultados.

Adelante Andalucía, sin embargo, supone una decepción. Su campaña ha generado una ilusión que no se ha traducido en resultados.

La extrema derecha de VOX será decisiva. Hay una opción de que no lo sea. Pero para ello habría que mirar con luces largas. Todavía VOX puede no ser clave si el PSOE-A cede sus votos a PP y Ciudadanos. Poner por delante el sentido de Estado que este partido ha tenido y tiene y facilitar que estos partidos no tengan que hacer concesiones a la extrema derecha. Como en la ficción danesa “Borgen”, hay que encontrar a Birgitte Nyborg.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Foro asociado a esta noticia:

  • Un terremoto para empezar el próximo ciclo electoral.

    Últimos comentarios de los lectores (1)

    2974 | José Luis Pavao Pavao San Pedro - 04/12/2018 @ 01:59:01 (GMT)
    Que gobierne la derecha no es una solución para Andalucía ni para los andaluces, ahora bien, un PSOE renovado sin susanistas a la vista daría la vuelta en unas elecciones nuevas.

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de La Hora Digital

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.