lahoradigital.com
La sentencia de Valladolid protege al padre en deterioro de l@s menores
Ampliar

La sentencia de Valladolid protege al padre en deterioro de [email protected] menores

martes 27 de noviembre de 2018, 13:44h

La sentencia del Tribunal Supremo sobre la pareja divorciada de Valladolid, dictamina que quien tenga la custodia de [email protected] [email protected] y el derecho a disfrutar de la vivienda familiar, perderá su derecho en el caso de convivir en dicho domicilio con una nueva pareja. La polémica está servida. Para la jurista María Durán, especialista en temas de familia y feminista es un retroceso " ya que prioriza los derechos del progenitor sobre los de la hija y el hijo de la pareja"

La reciente sentencia del Tribunal Supremo nº 641/2018 de 20 de noviembre, que extingue la atribución del uso de la vivienda familiar porque la madre convive con otra persona, nos retrotrae a tiempo anteriores a los últimos cuarenta años de democracia.

Cuando en el año 1981 se legisló el divorcio, se estableció que el uso de la vivienda se atribuía a las y los hijos y aquel progenitor con quien convivan, porque de este modo se protege el interés superior de las y los menores que, en este caso consiste en minimizar los efectos de la ruptura conyugal evitando el factor de riesgo para su estabilidad, manteniendo a los y las hijas viviendo en el mismo domicilio en el que convivían constante unión de su progenitores, en un contexto social y cultural conocido por ellos, vecindario, amistades, colegio, ultramarinos, etc.

¿Que ha cambiado para que el Tribunal Supremo haya supeditado el interés superior de los hijos al interés patrimonial del padre?

Al imaginario colectivo de que las mujeres se enriquecen con las separaciones y divorcios se une la masculinidad herida de que otra persona pueda, hipotéticamente, ocupar el lugar del pater familia.

En esta sentencia, hay que analizar con perspectiva de género los roles del padre, de la madre y el de los y las hijas ante el inicio de que la madre inicia una nueva convivencia.

El padre había sido condenado civilmente a ceder a los hijos e hijas y a la madre el uso de la vivienda hasta la independencia de los menores ¿Qué modificaba sus obligaciones que la madre conviviera o no con otra persona? Según el artículo 96.1 del Código Civil, nada alteraba sus obligaciones, es mas, la propia doctrina del Tribunal Supremo ha venido estableciendo que en el establecimiento de las pensiones alimenticias se tendrá en cuenta la atribución del uso de la vivienda a los hijos y al progenitor custodio, y en este caso el padre consideraba que con 250 € cada hijo su contribución estaba justificada.

Respecto de la madre, la sentencia señala “que se benefició del uso de la vivienda por habérsele asignado la custodia de los hijos” el pleno del TS al establecer Doctrina obvia que su Jurisprudencia ha evolucionado para que apenas se tenga en cuenta la diferencia de ingresos entre la madre y el padre a la hora de establecer la pensión de los hijos del progenitor no custodio o, que no se cuantifique la dedicación personal de la madre a los hijos o, que en la custodia compartida impuesta, los periodos de guarda paternos seas suplidos por una sustituta femenina, ejem.: abuela paterna, nueva pareja femenina o una canguro que cada día los ayude a levantarse, asearse, desayunar, los acompañe al colegio, los recoja, haga los deberes con ellos y les de la cena; no es relevante que la custodia como obligación personalísima sea ignorada. Y, por último, que las madres que tienen atribuida la custodia asumen íntegramente los gastos de suministros y mantenimiento de la vivienda, más las actividades extraescolares que por negativa del padre a abonar tienen que abonar, si quieren que los y las hijas las realicen.

¿Dónde queda el derecho a un desarrollo y formación integral de los y las menores?

La ley Orgánica del Protección Jurídica del Menor en su artículo 2.1 establece que su interés superior sea considerado primordial en todas las acciones y decisiones que le conciernan.

El interés superior del menor no sólo está en el ordenamiento jurídico Español sino que también viene recogido en los Convenios y Tratados internacionales que España ha ratificado como la Convención de los Derechos del Niño y los tres protocolos adicionales. El Comité de los Derechos del niño en su Observación General 14 establece que el objetivo del concepto del Interés Superior del Niño es “el disfrute pleno y efectivo de todos los derechos de la convención para el desarrollo pleno de su potencial”, y obliga al Estado a velar y estar vigilante para que las decisiones judiciales y administrativas quede claramente especificado como se justifica el interés superior del menor. En el presente caso se ha supeditado el interés superior del y la menor a un mero interés patrimonial del padre quien, paradójicamente, tiene el deber de velar por la prole.

Esta sentencia, sin razón alguna, deja de considerar vivienda familiar la que residen la madre y los dos hijos junto con otra tercera persona, con la que pueden mantener un parentesco afectivo. Tal vez ésta sea la razón oculta de la extrema protección de los intereses del pater-familia matrimonial.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de La Hora Digital

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.