lahoradigital.com
Las enfermedades que no duelen

Las enfermedades que no duelen

lunes 12 de noviembre de 2018, 13:29h

La mayoría de las personas piensan o creen que todas las enfermedades producen dolor, o que sin el dolor es imposible decir que se tiene una enfermedad.

Esta es una verdad a medias, que suele producir muchos quebraderos de cabeza al Sistema Sanitario y en especial a la Salud Pública.

Al Sistema Sanitario le altera porque los pacientes y sobre todo las pacientes cuando llegan al hospital, suelen venir con patologías muy graves u otras que podrían haberse mitigado desde la Atención Primaria de Salud y con un diagnóstico y tratamiento precoz.

A la Salud Pública le afecta porque todavía no hemos disfrutado en España de las leyes, planes y programas que de forma coordinada entre las diferentes administraciones públicas favorezcan a la salud de la población, a los grupos de diferentes edades y del género en particular.

La población española, en general, sigue creyendo que la salud solo le compete al ministerio del ramo de la sanidad. Por ello, cuando quieren pedir ayuda puede ser tarde. Y en esta demanda preventiva, además hay diferencias entre las clases sociales y culturales.

He puesto el énfasis en las mujeres como pacientes, nunca mejor dicho, pues suelen atender casi siempre, en primer lugar, a su entorno familiar y social, antes que a su propio cuerpo en relación a lo que hablamos de las enfermedades físicas.

La lista de las enfermedades silentes e indoloras son muchas, pero voy a comentar una que forma la base de lo que llamamos "el enemigo silencioso" o hipertensión arterial (HTA).

Hablamos de una enfermedad producida por el aumento en la presión de la sangre. La presión se obtiene por el bombeo de la sangre que expulsa nuestro corazón y la resistencia de las arterias que la conducen hacia los sistemas, aparatos, tejidos y células de todo nuestro cuerpo. Es más complicado lógicamente, pero recordemos nuestras lecciones de Física de cuando íbamos al colegio.

La HTA afecta a un 35% de la población española adulta y se eleva a un 68% de las personas de más de 65 años. Por ello nos encontramos con un elevado número de mujeres longevas de 70, 75, 80 y más, que se enteran por primera vez que son hipertensas cuando las llevan al hospital por una caída con pérdida de conocimiento, por un ictus, por un infarto etc. Es una enfermedad crónica y puede ser de origen primario o secundario de otras patologías o tratamientos.

La mayoría de las personas que padecen HTA es primaria o esencial (origen desconocido) y desde el momento en que se les diagnostica por el médico o médica especialistas, tienen que mantener el tratamiento toda la vida a fin de prevenir otras enfermedades más graves.

La Salud Pública tiene un deber de información y de Educación para la Salud de la gente de forma programada y/o en campañas. Además, contamos con la inestimable ayuda de las farmacias, a pie de calle y en cualquier rincón de España, para poder medir la tensión arterial, que es una prueba fácil, asequible e indolora a todas las personas mayores de edad.

Recordemos que la sistemática de la toma de tensión es tan importante como aprender a lavarse los dientes desde la infancia o la higiene de manos.

El Sistema Sanitario, con sus hospitales y todo su equipo especializado, se pone al servicio para atender las consecuencias de esos incidentes, secuelas y muertes prevenibles, pues la HTA acaba afectando al corazón y sistema cardiovascular que es la primera causa de morbilidad y mortalidad.

Una vez más el adagio Hipocrático de la medicina, el "más vale prevenir que curar", lo estamos pasando por alto.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de La Hora Digital

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.