Publicidad
lahoradigital.com
Ustedes Mismas

Ustedes Mismas

lunes 29 de octubre de 2018, 11:47h

“Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.” Artículo 14 de la Constitución Española

Celebramos el 40 aniversario de la Constitución. Felicidades. Hemos consolidado libertades, derechos y obligaciones. Con ella, hemos caminado hacia una sociedad moderna, solidaria e inquieta culturalmente. Hace 40 años, partíamos de cero en Democracia y todavía nos quedaba un largo periodo de miedo, de silencio y de desigualdades a pesar del Artículo 14.

Cuando se aprobó la Constitución se abrieron puertas que estaban cerradas. Nos dijeron que teníamos las mismas oportunidades para llegar a los mismos sitios. Eran muchas las expectativas puestas en esta norma suprema del ordenamiento jurídico español.

Una parte de realidad ha sido diferente, porque después de escribir “ante la ley”, no fueron más allá. No tradujeron la igualdad a la vida cotidiana, a las estructuras laborales, educativas, sanitarias, judiciales… No tuvieron en cuenta que las mujeres habíamos estado 40 años reprimidas, impedidas, invisibilizadas en una sociedad estancada y enfocada a tal fin. Se redactó el artículo 14 y nos pusimos a caminar con los mismos jueces que nos ignoraban, los mismos médicos que nos llamaban histéricas, los mismos profesores, la misma moralidad y los mismos estratos sociales. Nuestra independencia siguió cuestionada. Nuestras capacidades también. Nuestra palabra no se escuchaba.

Sin embargo, cada vez que un gobierno socialista gobernaba, la puerta se abría porque la Constitución se traducía en leyes que nos visibilizaban: El divorcio, la ley de interrupción de embarazo, la sanidad universal, las becas educativas, la creación de escuelas públicas, la ley de dependencia, la lucha contra la violencia de género… a pesar de las estructuras y herencias rígidas que todavía hoy ocupan puestos de poder.

Aun así, la igualdad sigue en entredicho:

Cuarenta años después, las mujeres contabilizan en la EPA, es verdad. Por eso conocemos que el 52,2% de las personas pobres somos mujeres. El trabajo es un derecho que nos puede igualar, pero la realidad se impone una vez más en las condiciones del mercado laboral, que nos arroja a la precariedad. Nuestra tasa de paro es del 16,2% frente al 14,6% de los hombres. Al mismo trabajo, tenemos un menor salario y el que hacemos en casa, no contabiliza en la economía del Estado. Cuando aparece la recuperación, ésta se traduce en el incremento del empleo en los hombres de forma más rápida que entre las mujeres. *

…sin que pueda prevalecer discriminación por razón de nacimiento…” menos si naces en una familia monomarental con más riesgo de ser pobre. En el año 2017, la pobreza alcanza al 40,6% de estas familias. ¿Nadie se pregunta por qué las mujeres que decidimos ser madres, lo hacemos más tarde? Hubo un tiempo en el que lo normal era que en las entrevistas de trabajo te preguntasen si tenías intención de tener hijos. A un hombre, nunca se lo han preguntado. “Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de…sexo…”

El artículo 14 de la Constitución quedó incompleto en la redacción y en la intención.

Si desde el principio nos hubiesen tenido presentes, alguna madre de la Constitución hubiese salido en las fotos: Teresa Revilla, única mujer que participó en la Comisión Constitucional, Pilar Bravo, Marta Mata, Gloria Begué o Belén Landáburu. En ese momento, una mujer restaba categoría e importancia, a cualquier acto que no fuese benéfico. El reconocimiento más importante lo hemos hecho nosotras unos años después de la firma, recuperando y reconociendo sus aportaciones.

Después de 40 años y desde el máximo respeto, la Constitución necesita actualizarse no sólo porque la sociedad es dinámica, sino porque el texto se escribió desde el marco de la rigidez territorial, la lejanía de Europa, el pensamiento único del patriarcado y el miedo a otra dictadura.

Perdonen el atrevimiento, pero si queremos crecer en Democracia, debemos practicarla sin miedo. La igualdad es el máximo exponente de la Democracia. El feminismo es igualdad. El feminismo no tiene miedo. Reformemos la Constitución con redacción e intención.

Ustedes mismas.

*Datos obtenidos del Informe AROPE 2018. EAPN-España
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Foro asociado a esta noticia:

  • Ustedes Mismas

    Últimos comentarios de los lectores (1)

    2898 | Carmen Cortón Psllares - 29/10/2018 @ 15:47:56 (GMT)
    Coincido plenamente. Solo aportaría que, no solo la Igualdad incrementa y mejora la Democracia, sino que además acrecienta la justicia. Porque a más igualdad, más democracia y.mas justicia y al revés

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de La Hora Digital

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.