lahoradigital.com

Amelia Tiganus y la movilización por la abolición en España

“Hay gente infiltrada en el movimiento feminista para frenar cualquier avance contra la prostitución”
Ampliar
(Foto: Feminicidio.net)

“Hay gente infiltrada en el movimiento feminista para frenar cualquier avance contra la prostitución”

domingo 30 de junio de 2019, 13:00h

Tres días después del 8M, Amelia Tiganus salió en televisión. A solo tres jornadas de la mayor movilización feminista global de la historia, a la que las mujeres en España acudieron en masa, esta mujer nacida en Rumanía en 1984 y residente en Euskadi llegaba a los hogares desde el “Salvados” de Jordi Évole. “Me vendieron por 300 euros a un proxeneta español”, dijo entonces.

Ella ha dado ese día, y muchos más, testimonio de haber sido explotada sexualmente durante cinco años en más de 40 prostíbulos de nuestro país, y de la reconstrucción de su vida como activista feminista. Tiganus, que trabaja en el proyecto social Feminicidio.net, es hoy una firme defensora del abolicionismo. Contrario a partes iguales a la legalización de la prostitución como un trabajo, y a las sanciones de cualquier tipo contra las mujeres en esta actividad, la abolición es un modelo político y social basado en la ayuda integral y la consideración de la prostitución como una grave forma de violencia contra las mujeres. “No podemos hablar de igualdad entre hombres y mujeres, ni de justicia social, ni de la sociedad del buen trato mientras exista una sola mujer en el mundo explotada sexualmente”, afirma Amelia.

– ¿Eres consciente del papel simbólico que representas por tu propia biografía, como superviviente de la prostitución?

– Soy muy consciente de ello desde que me he convertido en activista feminista. Yo tuve otras personas que fueron referentes para mí, como Sonia Sánchez (superviviente de la prostitución y coautora del libro “Ninguna mujer nace para puta”). Cuando la conocí pensé que yo también podría ser como ella, poniendo cara y voz a esta lucha. Todo hubiera sido diferente en mi vida de haber tenido a dónde mirar. Hace ya once años que salí de la prostitución, y aún sigo en proceso de recuperación. Me escriben otras mujeres, y me dicen que al escucharme por fin han podido poner palabras a lo que ellas sienten. El activismo me está sanando.

– También estás muy expuesta…

– Hay otra parte de la sociedad con resistencia a creerme, sí. Y pienso en cómo es posible, si con ello me enfrento al estigma, por un lado, y al sistema, por otro. También a otras supervivientes se las pone en duda, y este poco crédito es porque amenazamos al patriarcado, a sus intereses.

– El gran público empezó a conocerte a partir de aquella aparición en televisión. ¿Has notado en este año algún avance en la toma de conciencia del daño que hace la prostitución?

– Creo que desde entonces lo que ha cambiado es que el tema ha llegado al gran público, ha salido de los círculos feministas. Porque aunque esta realidad está a la vista, nos hemos vuelto “inmunes” a ella. Si después de ser consciente, eliges no hacer nada… hay que hacerse cargo de esto.

Por azar o por necesidad, siete meses después de este “Salvados” la palabra HELP (ayuda), en mayúsculas, aparece una mañana en el corazón de Madrid, visible a vista de pájaro como en las películas de náufragos. El cielo plomizo de octubre y el suelo gris ayudan a ver bien las grandes letras que la artista Yolanda Domínguez ha formado en el suelo de la plaza de Callao. Sus colores están compuestos por miles de anuncios de prostitución recogidos –cien kilos– de las calles de la capital. Es el Día Europeo Contra la Trata de Seres Humanos y esta acción reivindicativa quiere ser una llamada de socorro por sus víctimas.

La trata afecta a las mujeres de manera desproporcionada: según la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), se calcula que las dos terceras partes de las víctimas detectadas por las autoridades son mujeres, el 79% de ellas sometidas a explotación sexual. Esta misma fuente estima en 21 millones de personas las víctimas de la trata, procedentes de 152 nacionalidades diferentes, lo que da idea del enorme volumen de negocio: solamente en España, la trata mueve 5 millones de euros al día. Según las estimaciones de Interior, un total de 45.000 mujeres y niñas se encuentran en situación de prostitución en nuestro país, aunque otros informes suben la cifra hasta unas cien mil.

El mensaje que difunde Amelia Tiganus, al igual que el resto de las feministas por la abolición, se une a esta llamada de socorro de Yolanda Domínguez por tantas náufragas. Sin prostitución no hay trata, repiten, incidiendo en la necesidad de reducir la demanda para acabar con la violencia que ejercen las redes del proxenetismo. A la inversa, sin la trata no podría ser alimentada la demanda creciente de prostitución en un país que se ha convertido en uno de los primeros destinos de turismo sexual del mundo. “El fenómeno de la trata no puede disociarse de la prostitución”, es una de las perspectivas del propio Plan contra la trata del Ministerio del Interior 2009-2014.

Dos días antes de la acción con los flyers sobre el suelo, una compañera de Amelia en Feminicidio.net, la periodista Nerea Novo, intervenía en Viena y de nuevo el caso Tiganus tuvo que ser escuchado. Acudieron invitadas por España a un encuentro organizado por la Secretaría de Estado de Igualdad, paralelo a la Convención de Naciones Unidas que combate la trata de personas y que se ha celebrado en la capital austríaca entre el 15 y el 19 de octubre. En su discurso, la petición de políticas encaminadas a abolir la prostitución se entreteje con los datos: no en vano la documentación del feminicidio y la violencia sexual es la especialidad de este observatorio. Ellas han identificado desde 2010 en España 42 asesinatos, perpetrados por hombres, de mujeres que estaban atrapadas en el sistema prostitucional.

La altísima demanda de prostitución femenina en España –uno de cada cuatro hombres admite haber hecho uso de ella alguna vez en su vida– “solo puede satisfacerse con un continuo ciclo de violencia, coacción, rapto, fraude, engaño, abuso de poder o de una situación de vulnerabilidad…. que son sencillamente los medios y formas que invalidan el consentimiento mencionados en el Protocolo de Palermo”, afirman. La voz de Amelia Tiganus transmite una voluntad enérgica al hablar de las amenazas a este compromiso firmado internacionalmente.

- ¿Hay intereses por desactivar esta definición de la trata, que incluye los casos de engaño, amenazas…?

- Sí, por supuesto. En tales casos sería un consentimiento viciado, claramente, pero el lobby proxeneta, con tanto dinero y poder, elabora un discurso para hacernos creer que hay una prostitución voluntaria. Muchas no somos la víctima perfecta, la trata es la puerta por la que se llega a la prostitución, y no es el peor momento: luego llegan los daños, la tortura sexual, la deshumanización. Las consecuencias son a largo plazo. Mientras, se extiende la idea de que el deseo sexual de los hombres es un derecho y ¡ser putas es un trabajo para nosotras! Hay que entender que esto no va de mirarse el ombligo, la prostitución nos daña a todas las mujeres.

- ¿Crees que se puede conseguir una legislación abolicionista en España?

- Aunque no llegue a verlo, para mí es un honor haber formado parte de esta lucha. Se necesita ayuda integral y educación, y si me preguntas por el partido en el Gobierno, que se ha declarado abolicionista, esto no puede recaer sobre las espaldas de un solo partido. Otros tienen que posicionarse, no pueden estar en un debate interno permanente. Nuestra postura no tiene nada que ver con la prohibición o la legalización, pero hay quien entra a tergiversar, incluso en el feminismo. Hay gente infiltrada para frenar cualquier avance. Cuando las mujeres, todas ellas, por encima de ideologías, superen sus diferencias y se pongan a trabajar por esas políticas, se podrá conseguir. ¿Quién va a decir que se opone a la formación, a las ayudas, al cierre de prostíbulos? Eso es lo que decimos las abolicionistas.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Foro asociado a esta noticia:

  • “Hay gente infiltrada en el movimiento feminista para frenar cualquier avance contra la prostitución”

    Últimos comentarios de los lectores (1)

    3648 | Fer - 22/06/2019 @ 03:16:13 (GMT)
    No creo que exista gente infiltrada para frenar el avance feminista contra la prostitución. Lo que si creo es que hay un porcentaje altísimo de varones simpatizantes con la prostitución . Y mientras los puestos de poder lo copen personas del sexo masculino, difícilmente se va abolir la prostitución. Estoy seguro que en una encuesta la mayoría de las mujeres estan en contra de la prostitución . Lo de abolir o permitir la prostitución debería ser votado y decidido solo por mujeres, que son las perjudicadas en este asunto . Un abrazo y gracias por luchar contra esta lacra social .

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de La Hora Digital

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.