lahoradigital.com
Impasible
Ampliar

Impasible

jueves 11 de octubre de 2018, 11:31h

Empiezo a desear un lenguaje parco como el que usan los amantes, palabras rotas, palabras quebradas, como el roce de las pisadas en la acera, palabras de una sílaba como las que usan los niños cuando entran en un cuarto donde su madre está cosiendo y cogen del suelo una hebra de lana blanca, una pluma, o un retal de chintz. Necesito un aullido, un gritoVirginia Woolf. Al Faro (1927)

Quemar libros, someter e invisibilizar a las mujeres, señalar al diferente para criminalizarlo y romper las estructuras democráticas despojándolas de poder, son los pasos previos a cualquier dictadura. Con el paso del tiempo, las ideas que sustentan esos hechos, van impregnando el discurso que se propaga como la pólvora y retroalimenta al monstruo. De esta manera crece un argumentario peligroso cargado de falacias con posibilidad cierta de llevarse a cabo. Si el monstruo se convierte en realidad y actúa, nadie podría darse por sorprendido, sobre todo porque hay una parte de la sociedad que lo alimenta, lo cuida, lo ayuda a crecer y a desarrollarse.

Me planteo si las mujeres que apoyan a las formaciones o a los políticos que promueven su vuelta a “en casa y con la pata quebrada” (a ser posible), están seguras de querer ese futuro para ellas y las que vienen detrás. No encuentro palabras. ¿Qué sociedad quieren? ¿Por qué?

No entiendo cómo se levantan a aplaudir cuando las están apartando de sus propias decisiones, cuando dicen que valemos menos, cuando no tienen claro que la igualdad no es que las mujeres adoptemos conductas machistas, sino que construyamos una sociedad civilizada en la que las personas, todas, estemos en el centro de la misma, o cuando niegan la violencia de género (Abascal, de VOX, propone derogar la ley de violencia de género y sustituirla por una ley de violencia intrafamiliar).

No entiendo cómo siguen queriendo retroceder en la conquista de nuestros derechos, como el aborto o incluso el divorcio. En marzo del año 2015, Albert Rivera afirmó “que el aborto no es un derecho y defendió una legislación en la que se combinen los plazos con los supuestos y se exija que las menores de edad que decidan abortar informen a sus padres de su decisión”. (Europa Press). Pablo Casado también manifestó en su elección a Secretario General del PP, su “voluntad de volver a la ley del aborto de 1985” (Europa Press). No entiendo a los hombres que instigan y apoyan este retroceso. Están tirando piedras a su propio tejado. Una sociedad que no avanza, es una sociedad perdida, agotada. Y sin las mujeres, no se avanza. En el fondo tienen miedo a la libertad.

En el miedo a la libertad se ocultan muchos déficits sociales, todos relacionados con la distorsión de la autoestima, con la necesidad a controlar y a someter el entorno debido a que no hay capacidad de diálogo y negociación, falta de empatía, gran dosis de egocentrismo y por supuesto, ausencia de interés por las consecuencias negativas que provoca. Dicho de otra manera, son personalidades con rasgos de sociopatía.

Estos son los líderes de derechas que tenemos y que hemos tenido, hombres que no dudan en considerarnos a las mujeres como enemigas en vez de compañeras, apartándonos de la sociedad y limitándonos en nuestros derechos. Históricamente ha sido así.

Cuando estos líderes llegan al poder que les otorgan las urnas, la responsabilidad de poner en marcha sus políticas no sólo la tienen quienes las ejecutan, sino quienes sabiendo lo que van a hacer, les allanan el camino con alfombra roja y mano alzada.

Empiezo a desear ese lenguaje común, que encuentre las palabras oportunas para que el conjunto de la sociedad no se quede impasible mientras nos borran de los mapas.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de La Hora Digital

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.