Edición testing
13 de agosto de 2020, 10:13:18
Opinión

66 días de confinamiento


Los Cayetanos y Ábalos, el hombre honrado

Por Matías Alonso

Son las 21 . Oigo al cayetano furioso que por enésima vez intenta arrancar una cacerolada en el vecindario. Ya no golpea su cacerola sino una gran paella con la que muestra más aún su soledad. Hace una hora hemos vuelto a aplaudir a quienes trabajan por la vida de los ciudadanos y no por reventar al Gobierno que con ayuda de los científicos está venciendo al virus.


Las derechas han dejado sola a la ciudadanía, como se ha visto en la enésima Sesión del Parlamento que utilizan como barra libre de insultos y desafíos amenazantes se trate del tema que se trate. La vida de los españoles les importa una higa; sólo miran los muertos como argumento para ganar votos caldeando el ambiente político, buscando un atajo al Poder sin pasar por las urnas.

Ahora me explico tanta fijación por Venezuela y las ridículas escenificaciones en un plató donde Casado aparenta ser otro Presidente del Gobierno, a lo “Guaidó”… Cuando estalló el coronavirus ellos seguían tan preocupados por Venezuela que llegaron tarde a la realidad española porque el Gobierno ya había tomado las medidas cuando tocaba, y las derechas filofascistas ni estuvieron ni se les esperaba.

La Sra. Marquesa argentina y otra anticastrista cubana vinieron a España a ejercer su patriotismo de alquiler y se encontraron con una generación política irrelevante y sin criterio que parece haberse contagiado las formas políticas de aquellas latitudes. Los Casado, Rivera y Abascal hundieron la derecha democrática española tanto como abrazan el ideario violento de sus abuelos o bisabuelos.

Con la ayuda de los brahmanes de la Brunete Mediática, dada su irrelevancia política en el Parlamento se desquitan sacando a sus bases a la calle, ya convenientemente caldeadas de forma que en los barrios VIP de Madrid y otras ciudades se dedican a proferir toda clase de insultos exhibiendo cada día más intolerancia. Hemos visto caras desfiguradas por el odio, ricos Opulones bramando contra el Gobierno metidos en descapotables de lujo donde apenas caben sus panzas indecentes, o desde la soledad de sus fincas donde caben campos de golf… la Brunete Mediática (TVE inluida) ya sólo habla de cacerolas; los aplausos y homenajes a los que siguen batiéndose contra el virus ya no les son útiles…

Los cayetanos se saben apoyados e inmunes; tienen su Estado Mayor que les marca tiempos y objetivos, tertulianos que a falta de más valía se dedican a emitir directrices y señalar domicilios de gente a la que acosar, a ellos o a sus mujeres e hijos, tal como sus abuelos y bisabuelos hicieron con tantas mujeres y niños solos tras haber asesinado a sus hombres. Ese es el dudoso mérito del irrelevante Casado, volver a los años 40 a mayor gloria de los fascistas con los que se asoció. Era lógico que uno de esos mamporreros periodísticos acabase señalando a Jose Luis Ábalos para que sus esbirros fuesen a amedrentar a su mujer y a sus hijos (saben que a esas horas Ábalos no está en casa).

Saben que él nunca apoyó ni justificó otros ataques incluso a domicilios de enemigos políticos, pero eso da igual; los pusths nazis siempre iban dirigidos a ejemplarizar y amedrentar; sus víctimas eran muy a menudo las personas más honestas para aumentar el terror. Mola, otro que tal, ya lo dijo: las acciones han de ser en extremo violentas, ejemplarizantes… enseñanzas que aún subyacen en su pensamiento. Ábalos es tan humilde como honesto e importante en la Política española, casado con una mujer valiente donde las haya que no necesita a su hombre para afrontar lo que sea; a esta familia no es fácil amedrentarla; ahí erraron los mamporreros señaladores porque Ábalos no se doblegará.

Ábalos va a seguir con su labor y conociéndolo, aún con más ahínco, pero no entrará al trapo porque España mira a Europa, no allá de donde vienen las patriotas de alquiler y musas de la derecha irrelevante. Que los cayetanos y sus mayorales se guarden de los hombres honrados… vencieron a los nazis y vencerán a sus hijos.

La Hora Digital.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  lahoradigital.com