Edición testing
12 de noviembre de 2019, 10:35:39
Opinión


Vox: la guerra no declarada contra las mujeres

Por Altamira Gonzalo

Los avances conseguidos por medio de la lucha mantenida por las mujeres en los años 70 y 80, están siendo contrarrestados por movimientos contrarios a la igualdad, movimientos neomachistas que tuvieron sus inicios en Estados Unidos y desde allí, pasando por países sudamericanos como Argentina, han ido llegando a España para traernos la custodia compartida impuesta, el Síndrome de Alienación Parental, el mito de las denuncias falsas o, más recientemente, los coordinadores parentales.


En España, el adalid de este movimiento neomachista es VOX, donde se cobijan los sectores más reaccionarios del PP, así como las asociaciones de padres separados, portadoras de todas las reivindicaciones anteriores.

Hemos tenido la enorme desgracia de que, con el apoyo del PP y de Ciudadanos, porque solo nada hubiera podido hacer, VOX ha entrado en el gobierno de la comunidad autónoma de Andalucía, la de Madrid, la de Murcia y en no pocos ayuntamientos. Y, a pesar de ser el grupo menos numeroso de la coalición tripartita de derechas, es el que impone el programa de gobierno, al menos en lo que a los derechos de las mujeres se refiere. A mí por lo menos me está resultando muy doloroso personalmente ver cómo se está sustituyendo la violencia de género por la violencia intrafamiliar, desnaturalizándola; cómo se cuestiona el buen trabajo de tantos y tantos equipos dedicados desde hace años a sensibilizar a la población contra los malos tratos a mujeres; a acompañar a las mujeres víctimas; a prevenir y a proteger contra esta violencia producida por los hombres sobre las mujeres, que tiene unas dimensiones que son difícilmente soportables y que en todo caso, una sociedad democrática, un Estado de Derecho tiene como deber prioritario combatir, para asegurar la paz a toda la ciudadanía.

Hemos de entender que estamos ante la reacción del machismo a los avances de las mujeres y que los portavoces son en este momento VOX. Por eso no podemos darle ningún apoyo. Nos va la vida en ello.

Niegan la violencia de género; niegan la existencia de desigualdad laboral y de cualquier otro orden de las mujeres respecto a los hombres. Consideran que hemos llegado demasiado lejos. Nos pregunta, insidiosos, qué más queremos. Solo queremos la mitad, pero de todo, porque somos la mitad.

Y mientras, siguen asesinando a mujeres. Ayer, dos mujeres que jamás habían denunciado a sus parejas, fueron asesinadas.

Hace unos días, el grupo de VOX presentó en la Comunidad de Madrid una PNL en la que insta al Gobierno de la Comunidad a la creación de un plan de apoyo a las adolescentes embarazadas y/o madres, cuyo contenido es aberrante.

El plan que proponen y los motivos que arguyen para justificarlo, son un catálogo de lo que jamás se debe hacer. Y, además, lo basan en premisas que son falsas.

Proponen:

Implantar una baja escolar maternal para adolescentes embarazadas,
Crear en las aulas espacios diferentes para adolescentes embarazadas
Crear un sistema antiacoso y
Crear una beca de ayuda a la adolescente gestante y madre.
Se están refiriendo a chicas menores de 16 años, y todas las medidas que proponen tienen como única finalidad que no aborten, que continúen adelante con el embarazo.

Proponer una baja maternal escolar es, en primer lugar, una estigmatización y, en segundo lugar, una ignorancia supina, pues la baja maternal está per se ligada a la vida laboral y no a la estudiantil. En tercer lugar, no sé a quién engañarán para disuadirla de abortar a cambio de una baja maternal escolar. Los hijos e hijas son, durante muchos años, dependientes económicamente sobre todo de sus madres. Ya sabemos que solo la madre certa est. Del padre, ya hablaremos otro día.

Crear unas aulas diferentes para las madres gestantes, supone que pasan vergüenza por el hecho de estar embarazadas y que hay que esconderlas. Pues no. Si una mujer, sea adolescente o joven, decide seguir adelante con su embarazo, se debe respetar su opinión, lo mismo que respetamos a la que decide poner fin al mismo, haciendo uso del derecho a decidir que nuestra legislación le reconoce. Por lo tanto, si continúa como si no, tiene todo nuestro apoyo y desde luego no hay razón para esconderla. En cuanto a evitar el acoso por embarazo o maternidad, es la lucha que venimos manteniendo para evitar todo tipo de acoso, tenga su origen en el estado de salud, en el sexo o en la raza o en la opción sexual. El acoso hay que combatirlo en cualquier situación. Y, por último, respecto a la propuesta de crear becas para adolescentes gestantes, me parece el colmo de la estigmatización. ¿Creen además que con ese caramelito una mujer va a decidir tener un hijo? ¿Una beca por 9 meses, que es el tiempo que dura un curso y un embarazo?

Para hacer esta proposición no de ley, parten de presupuestos falsos. Afirman en la exposición de motivos que el embarazo de adolescentes es una realidad cada vez más frecuente y que el aborto de mujeres de 15 años o menos, es alarmante.

Es mentira y la falsedad se demuestra con los datos del INE:

En el año 2011 la tasa de aborto por 1000 mujeres era del 13,68.

En el año 2017 la tasa se ha reducido al 8,84.

Y cada año se ha ido reduciendo el número de abortos de mujeres adolescentes o jóvenes, sin duda por la influencia positiva de la Ley Orgánica 2/2010, de 3 de marzo, de salud sexual y reproductiva y de la interrupción voluntaria del embarazo.

No solo se ha reducido en este periodo la tasa de abortos por edad, sino que también se han reducido el número de abortos, habiendo pasado del año 2011 al año 2017 de 113.378 abortos, a 92.486.

Y, para más concreción, cabe señalar que, en el año 2017, en toda España, solo abortaron 345 mujeres menores de 15 años, de forma que en la Comunidad de Madrid debieron hacerlo como mucho 25 mujeres en todo el año.

En cuanto al número de partos de mujeres menores de 15 años de edad, en el año 2017 solo hubo en toda España 382 casos, de los que habrán ocurrido en la Comunidad de Madrid otros 25 o 30 casos, como mucho.

De forma que las premisas en las que se basa la proposición de VOX son sencillamente falsas, porque las cifras, no solo no son alarmantes, sino que por el contrario, vienen año a año disminuyendo como consecuencia de la aplicación de una ley que reconoció los derechos reproductivos a las mujeres.

Pero esta proposición de VOX es la ideología patriarcal actuando allá donde el PP y CS le han dado entrada, en una guerra, no declarada, contra todos los derechos de las mujeres.

Por eso, las mujeres y los hombres que lucháis con nosotras contra el machismo, no les vamos a apoyar.

La Hora Digital.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  lahoradigital.com