Edición testing
18 de noviembre de 2019, 3:13:12
Opinión


Sánchez resiste el chantaje, Iglesias otra vez el tonto útil de la derecha

Por Concha Minguela

La campaña electoral nunca terminó. El 28 de abril y el 26 de mayo, los españoles depositaron su voto en las urnas, cuyos resultados arrojaron como ganador indiscutible de las elecciones, nacionales, regionales, municipales y europeas al Partido Socialista Obrero Español, que superó la suma de PP y Cs y triplicó a la cuarta fuerza, Podemos. Además, el líder más valorado, con mucha diferencia sobre Casado, Rivera e Iglesias, fue Pedro Sánchez Castejón. Uno de los presidentes más valorados en Europa y en los foros internacionales de la historia de España. Con un Consejo de MInistros de 17 carteras, de los cuales, once son mujeres, el Gobierno de Sánchez ha aprobado más de una treintena de Reales Decretos, teniendo en cuenta el bloqueo permanente de los tres líderes novatos. De las dos derechas, Pablo Casado y Albert Rivera, y del ambicioso y mesiánico Pablo Iglesias, que ha hecho "la pinza para conjurar el bloqueo a un presidente socialista". Ya es la cuarta vez que lo hace. No caben conjeturas


Los tres que han bloqueado a Pedro Sánchez, son tres líderes con poco trayectoria y mucha precariedad dentro de sus formaciones políticas, a las que han necesitado depurar de forma drástica, para mantener su liderazgo y maquillar los fatales resultados electorales del 2019. Negando el resultado de las urnas, y bloqueando la formación de un gobierno en España, quieren darse otra oportunidad para ver si rascan algún voto más o para intentar sobrevivir como jefes al menos hasta que los españoles les vuelvan a decir, el 10 de noviembre, de nuevo lo que piensan de ellos. Y este bloqueo absoluto, ciego, sin aceptar normas ni responsabilidad, lo retuercen e intentan vender como si fuera incapacidad de Sánchez para formar gobierno. Blanco y en botella.

Cuando no hay mayoría absoluta, cada grupo tiene su responsabilidad a la hora de permitir que se forme gobierno, no se pueden desentender como si con ellos no fuera. Hacer oposición también forma parte de gobernar un país, en el Parlamento español donde cobran su sueldo y tienen que responder por su trabajo. O eso o plantear una alternativa. Para eso les pagamos. Para que dejen funcionar la democracia en lugar de paralizarla sin poder presentar alternativa alguna, sencillamente porque no la tienen. Lo que congela las inversiones, el presupuesto, los salarios de cientos de miles de trabajadores y perjudica a todos los españoles.

Sánchez ha tendido brazos a izquierda y derecha. Ha pedido, tanto a Casado como a Rivera que cumplan con su deber, como las siglas del Psoe y el partido cumplió en su día, aún con un fuerte desgarro interno como todo el mundo recuerda. Ahí está la hemeroteca, que relata en tiempo real hechos y no interpretaciones. La responsabilidad de lo acontecido es de "el tripartito del bloque", voy a llamarles en adelante. Habría que ser idiota para creerse lo contrario. Pero en una sociedad degradada por los dirigentes políticos de estas formaciones (Cs y UP) que no asumen ninguna regla del juego. Todo vale. Hasta el insulto a la inteligencia.

Repasemos los hechos. Casado dejó a su partido, de 134 escaños obtenidos por Rajoy en 2016, hasta los 66 raquíticos escaños en 2019. Pablo Iglesias, amén de haber sido abandonado por todos los dirigentes y co-fundadores de su partido, cosechó, 42 diputados, perdiendo la friolera de 30 escaños en un par de años y un par de millones de votantes. De elección en elección, Iglesias se ha ido dejando un millón de votos, de fracaso en fracaso. Amén de haberse ventilado a todos los dirigentes de la cúpula de fundadores y de tener a su Confederación de Confluencias como un barril de pólvora derramada. Y Rivera, qué decir de Rivera. Todos los cerebros fundadores de su Ciudadanos, que nació liberal y centrista por la integridad territorial, le han abandonado por haber hecho coalición con la extrema derecha de Vox, un partido antieuropeista, y por decidir asumir gobiernos que integran las medidas ultras como la negación de la violencia de género, de los derechos de la mujer, la expulsión de los inmigrantes, el antieuropeismo, etc. Rivera ha extendido un cordón sanitario sobre el partido socialdemócrata para entregarse a la extrema derecha. Europa estupefacta con quien pretendía ser el Macrón de España y se ha quedado a la altura del Orban de Hungria.

Iglesias, Casado y Rivera, la pinza que bloquea la formación de Gobierno

Así las cosas, entre los tres, Casado, Iglesias y Rivera, han bloqueado e impedido que Sánchez pudiera formar gobierno y han forzado las nuevas elecciones que ellos mismos denigran al tiempo que intentan vender como fracaso de Sánchez. Hace tiempo que creen que hablan para idiotas. Y los españoles no son idiotas. Así lo han demostrado en las urnas, aunque los medios les creen un mundo matrix de fantasía comprada con el gran capital y el mundo yuppi. A quien pretende engañar la caverna mediática, pagada por las grandes corporaciones y la banca, poniéndose de acuerdo para culpar al Psoe, o en todo caso a todos por igual, los más tibios. Qué bien les ha venido el nuevo "tonto útil", que ha reeditado la pinza de Anguita abonando el terrno para que gobierne la derecha o la ultra derecha, si él no está dentro del gobierno con Sánchez, o mejor dicho, a la altura de Sánchez en una suerte de co-gobierno.

Alguien puede creerse, siendo mínimamente inteligente que el PSOE, que ha ganado ampliamente las elecciones, tuviera algún entusiasmo en repetirlas. Por mucho que los tertulianos, los grandes comunicadores de las televisiones, y la gran prensa conservadora que hacen "cantar al periodismo al son de su música crispada y vengativa", lo repitan y lo repitan. La lógica y el sentido común les contradice. Rivera ha dado la espalda a Sánchez, y se ha comportado como un "adolescente malcriado", Valls dixit, como jamás se comportaria un líder responsable. Manuel Valls, Javier Nart, Roldan, de Carreras, -incluso el propio Garicano- han dejado claro su criterio sobre él. De todos es sabido que se ha negado a ir al palacio de Moncloa, cada vez que el presidente del gobierno le ha llamado para tratar de negociar una abstención y desbloquear la investidura. Le ha insultado, llamado traidor, vende patrias, miembro de una banda -criminal- de tener formada en la "habitación de el pánico" una banda con Iglesias y los populistas, que tenía cerrado el negocio con los separatistas, los filoetarras, etc. Casado ha hecho tres cuartos de lo mismo, le ha llamado felón, ladrón, mentiroso, traidor, vende patrias, acusado de tener el pacto cerrado con los independentistas, con los populistas, con los etarras.

No han asumido los resultados electorales

Ambos, nunca han dejado de hacer campaña. Nunca han asumido los resultados. Tampoco ha dejado de medrar por sus sillones Ilgesias. Están al filo del abismo de su propia mediocridad y no quieren mirarse al espejo. Aún pareciendo impresentables a la vista de un ciudadano normal, sensato y moderado, aún actuando con una bajeza insuperable, peor aún es aún el comportamiento de los "popes de la comunicación" que desde sus sillonazos de las teles y las tertulias, no les cuestionan lo mas mínimo, y les dan carta de fe, como un notario que sella un delito.

No es que España se haya quedado sin valores. El problema es que está regida por la gran Opinión Pública, una caverna mediática vendida al capital, (hay grandes comunicadores, lúcidos, decentes y honrados a ambos lados del tablero ideológico, por supuesto). Una caverna que no resiste la lógica y que aplaude la mentira, la incompetencia, la falta de responsabilidad o altura profesional y sobre todo la falta de ética de los líderes políticos. España necesita un nuevo Contrato Social, y una nueva Plantilla Nacional de periodistas que sepan estar a la altura y avergüencen con voz crítica y firme a los adalides de la mentira, la corrupción y la cooperacion con la extrema derecha que viola los derechos humanos y presume de ello. Cuando en toda Europa, tanto conservadores como liberales, imponen un cordón sanitario a la extrema derecha, aquí, Casado y Rivera la abrazan e Iglesias lo aprovecha para "asaltar sus cielos" y ejecutar su chantaje.

España es diferente, pero no podíamos imaginar que lo iba a ser la clase política de cartón. No podíamos imaginar que se jaleara a políticos que se abrazan a lo que sea, negando a la mujer, al emigrante, a la clase trabajadora y sus derechos, con tal de gobernar a cualquier precio. E Iglesias lo avala y con su comportamiento lo permite y aprovecha para medrar por la tangente, poque para él, el sillón suyo y de su mujer, es un derecho inalienable, por encima de los intereres de los ciudadanos que ilusamente le creyeron y le votaran. Y digo ilúsamente porque les ha vendido ilusión, quimera.- cuando al final: ¡Sólo era un super chalet de lujo donde la casta se aloja, y un par de sillones de vicepresidente para agarrarse al coche oficial y a un sueldo de por vida- Que pena. Qué horror. Qué chantaje de pinza.

Ahora más que nunca hay que ir a votar

Y todavía tenemos que escuchar a tantos ofuscados que dicen que no van a ir a votar en noviembre. No hay miedo, señores. Pues muy bien. Los que no vaís a votar, estáis en vuestro derecho pero no no llaméis auténticos progresistas porque no lo sois. Esa es la realidad. Porque si no vais a votar el próximo 10 de noviembre es que os pasa lo mismo que a Iglesias, os "sentís humillados" porque os hagan ir dos veces a la urna -tres impresentables que tienen que sobrevivir a costa de lo que sea- y le dáis más importancia a vuestra "humillación" que al riesgo real de que la derecha y la ultra derecha gobiernen España como ya están haciendo en Madrid, en Hungría, en Polonía, en Brasil, Estados Unidos, etc. Así que si no vais, es que os gusta la derecha y la extrema derecha.

Pero estoy segura de que la mayoría de los ciudadanos, igual que hablaron en abril y en mayo, lo que quieren es un gobierno de izquierdas, un gobierno como el del último año, que ha puesto encima de la mesa, hechos y no palabras. Que ha hecho crecer las prestaciones sociales a los mas vulnerables, subido las pensiones, recuperado la sanidad universal, aprobado leyes sociales y de igualdad, puesto en el mapa de prioridades la transición ecológica, la investigación, la ciencia y el progreso, y que pide que sigan confiando en él para no tener que achicarse y someterse a chantajes o quedar en manos de partidos que, en estos momentos, luchan por el independentismo y por tanto la desmembración de España. El que quiere un gobierno realista, moderado, estable y que gobierne para el bienestar de todos, por supuesto que irá a votar. Precisamente ahora mas que nunca. Porque si se queda en casa le regalaría el voto a la derecha, a los recortes laborales, la brecha salarial, la desigualdad, la injusticia social, etc. Así que dejad de decir que no vais a votar y mandad a los tres impresentables responsables de este bloqueo al lugar que merecen.

La Hora Digital.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  lahoradigital.com