Edición testing
15 de diciembre de 2019, 14:24:09
Igualdad


Este viernes tendremos a la primera general de las Fuerzas Armadas españolas

Por Aida Martín

Patricia Ortega García, madrileña de 56 años, coronel desde 2015, será la primera mujer española en ostentar el fajín de general 31 años después de su ingreso en el ejército, momento en el que se permitió a las mujeres acceder a este sector. La ministra de Defensa en funciones, Margarita Robles, ya tiene preparada su propuesta de ascenso a general de brigada para llevarla al Consejo de Ministros


Nacida en Madrid en 1963, nieta, hija y hermana de militares, estudió y se graduó como ingeniera agrónoma por la Universidad Politécnica de Madrid en 1987 y un año después, ingresó en el ejército, en el primer año en el que se permitió acceder a las mujeres a la Academia General Militar de Zaragoza, siendo la única mujer de su promoción y convirtiéndose en la primera mujer miembro de las Fuerzas Armadas Españolas.

Al principio había muchísima presión. Te sentías muy observada, estabas siempre bajo lupa”, señalaba en una entrevista con El País en agosto de 2016. “Si un hombre hace algo, lo ha hecho Zutano, y no se juzga al colectivo masculino por una actuación individual. En el caso de las mujeres no es así. Si alguna de nosotras hace algo bueno o malo, generalmente lo segundo, nos salpica a todas”.

En grado de teniente coronel, fue destinada a la Dirección de Infraestructuras del Ministerio de Defensa, en el que estuvo al mando de un equipo de ingenieros que se encargaron de diferenres proyectos. Más tarde, ya como coronel, estuvo en el Cuartel General del Ejército de Tierra y, actualmente, en el Instituto de Técnica Aeroespacial Esteban de Terradas (INTA).

Aunque el ascenso a la condición de general es una decisión discrecional del Consejo de Ministros, los candidatos deben cumplir una serie de estrictos requisitos, como superar el curso de "actualización para el desarrollo de cometidos de oficial general", que la coronel Ortega llevó a cabo entre el 9 de noviembre y el 15 de marzo pasados. Después, debe producirse la propuesta del Consejo Superior del Ejército y existir una vacante de su especialidad.

"El proceso ha sido completamente aséptico" decía tras ascender a coronel. "Se ha seguido el método habitual de evaluación en las Fuerzas Armadas, en base a unos baremos objetivos que dan una clasificación. Hemos salido ordenados con el número que nos dio la clasificación prevista en la ley de la carrera militar, en la que se valora el mérito y la capacidad” aclaraba Ortega como respuesta a que algunos atribuyeran su trayectoria profesional a su condición de mujer.

Las Fuerzas Armadas españolas cuentan con 15.286 mujeres, un 12'7 % del total. Pero la mayoría de ellas pertenece a la escala de tropa y marinería, el escalón más bajo en la jerarquía militar. La escasa presencia de mujeres en los rangos más altos se ha atribuido a su tardía incorporación. Esta tendencia comenzará a cambiar con el ascenso de Ortega a general, un camino en el que le seguirán otras, ya que hay al menos dos coroneles y numerosas tenientes coroneles además de comandantes del sexo femenino.

Preguntada por el proceso de integración de la mujer en las Fuerzas Armadas, Ortega respondía: “Creo que podemos sentir orgullo. ¿Hay alguna sombra? Obvio. Somos el reflejo de la sociedad y en las Fuerzas Armadas hay cabestros, como en todas partes. Pero institucionalmente se han tomado medidas para que determinadas cosas no pasen y, si pasan, se corrigen” concluía.

La Hora Digital.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  lahoradigital.com