Edición testing
18 de noviembre de 2019, 3:13:39
Igualdad


La marcha del Orgullo transcurre entre el rechazo al alcalde y el bloqueo a Ciudadanos

Por La Hora Digital

Los mayores han sido los protagonistas de la multitudinaria marcha a favor de los derechos LGTBIQ+ en el marco del Orgullo más reivindicativo y político de los últimos años, medio siglo después de la revuelta del Stonewall Inn en Nueva York que dio origen al movimiento. En un momento dado, centenares de manifestantes bloquearon la marcha de Ciudadanos porque no les querían en la manifestación. Muchas protestas contra el alcalde por su voluntad de revertir el Madrid Central. Y malestar en general con los políticos de las tres derechas.



Más de un millón y medio de personas han recorrido durante la tarde de este sábado las calles de Madrid en uno de los desfiles del Orgullo más participativo y más reivindicativo de los últimos años. En esta ocasión el lema de la marcha ha sido ‘Ni Un Paso Atrás’ y así se exhibía en la segunda pancarta de la cabecera de la manifestación donde, a diferencia de otros años, no hubo ningún político, sólo mayores del colectivo LGTB.

Precisamente los mayores, los que primero lucharon por los derechos hoy conquistados han sido los protagonistas de esta edición del Orgullo. Con el mensaje ‘Mayores Sin Armarios: ¡Historia, Lucha y Memoria! Por una Ley LGTBI Estatal’ por bandera, la marcha arrancó desde Atocha pasadas las 18.30 horas de este sábado.

Es mucho lo que se han conseguido desde aquella lejana primera manifestación del Orgullo en Madrid, organizada por el Frente de Liberación Homosexual de Castilla en 1978, una reivindicación que reunió a 7.000 manifestantes que coreaban consignas contra la Ley de Peligrosidad Social y la legislación vigente en aquel tiempo por culpa de la que se encarceló a muchas personas por su orientación sexual.

Hoy más de dos millones de personas han participado en los numerosos actos celebrados durante toda la semana en varios puntos de la capital. Ese es el resultado de los derechos conquistados durante años y años de lucha. Los mismos derechos que ahora algunas formaciones políticas están dispuestas a cercenar. Por eso el motivo de utilizar el lema 'Ni un paso atrás'

La marcha del Orgullo ha recorrido el eje Prado-Recoletos entre Atocha y Colón y estaba prevista su finalización hacia las 23 horas. Pero se ha alargado más ya que en algunos momentos se paralizó el desfile ya que algunas personas han dificultado y han intentado frenar el paso de la delegación de Ciudadanos.

Algunos no comprenden que esta formación política esté en los actos reivindicativos y al mismo tiempo se siente a negociar gobiernos autonómicos y municipales con Vox que son, precisamente, los que quieren recortar los derechos LGTBI que hoy se reivindican y así lo dicen abiertamente.

En este ambiente enrarecido, la delegación de Ciudadanos marchó rodeada de un importante dispositivo de seguridad, con cuatro furgonetas de la Policía Nacional frente a su pancarta.

Finalmente, la comitiva de Ciudadanos ha tenido que abandonar la marcha a la altura de Neptuno mientras algunos asistentes les proferían gritos de 'fascistas' y 'fuera, fuera'. Algunos de los representantes de la formación naranja abandonaron el recorrido con lágrimas y lamentando lo sucedido.

Lo cierto es que ya se esperaba que Ciudadanos no iba a tener una cálida bienvenida este año. La organización les impidió llevar carroza, justificando su decisión por haber llegado a acuerdos con Vox. También se negó a que la vicealcaldesa, Begoña Villacís (Cs), subiera al escenario instalado en Colón, donde finalizó la manifestación.

Además de Villacís, que reclama su derecho a participar en unos actos en los que dice llevar más de 13 años asistiendo, ha estado acompañada de Ignacio Aguado, candidato de su partido a la Comunidad de Madrid; de la portavoz de Cs en el Congreso, Inés Arrimadas; y de la consejera de Igualdad de Andalucía, Rocío Ruiz.

Pero Ciudadanos no ha sido el único centro de críticas. También ha habido pancartas contra el nuevo alcalde de Madrid, el popular José Luis Martínez Almeida por su decisión e paralizar Madrid Central, aunque la Justicia ha impedido de forma cautelar que el consistorio revierta las multas de la iniciativa puesta en marcha por el anterior equipo de Gobierno.

También ha estado presente en la manifestación Ángel Gabilondo, del PSOE. El líder de los socialistas ha remarcado que "esto no es una cabalgata ni un desfile sino un ejercicio de reivindicación. Hay mucho que celebrar pero también mucho que reivindicar porque todavía hay derechos y libertades que están cuestionados desde ciertos ámbitos, sobre todo derechos por la igualdad y por la diversidad".

La Hora Digital.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  lahoradigital.com