Edición testing
26 de junio de 2019, 2:15:00
Deportes


El efecto Zidane no puede con el Valencia

Por Adrián Sela

Gran partido el que pudimos ver ayer por la noche en Mestalla. El conjunto valenciano no se achantó ni por el efecto Zidane ni por la presión de ganar para seguir luchando por los puestos Champions. En cambio el conjunto blanco volvió a dar una imagen pésima y la sensación de que quieren que se acabe esta temporada cuanto antes.


Tras una semana llena de suposiciones de lo que puede suceder en el equipo blanco este verano y con las múltiples salidas que se esperan. Zidane encaraba el partido contra el Valencia con la idea de seguir, por lo menos, luchando por el segundo puesto e incluso por el primero, tras la derrota del Barça. El francés introdujo varios cambios en el equipo respecto al partido contra el Huesca, Keylor volvió a la titularidad, Isco y Bale se quedaron en el banquillo y Odriozola fue titular.

Por parte del equipo valenciano, Marcelino ha sabido administrar bien al equipo de la capital del Turia y lo ha colocado en cuartos de la Europa League, se enfrentará al Villarreal, en la final de la Copa del Rey, que la disputará frente al Barcelona, y tan solo, tras la victoria de ayer, a un punto del Getafe que marca la zona Champions.

El partido comenzó muy táctico, el Valencia le cedió la posesión al Real Madrid. Los blancos dominaron el balón pero sin peligro, sin verticalidad. La primera acción llegó, como no podía ser de otra forma, de las botas de Rodrigo que está en una magnifica forma. Por parte del conjunto de Zidane, la acción más peligrosa llegó sobre el minuto 22 tras un disparo lejano de Kroos que Neto atajó sin problemas.

Nadie se atrevía a arriesgar, hasta que a la salida de un córner, Carlos Soler le dió un pase perfecto a Goncalo Guedes, el portugués no lo desaprovechó y con un gran disparo, ajustado al palo, batió al portero costarricense poniendo al Valencia por delante. Desde ese momento el Real Madrid no consiguió acercarse a la portería del Valencia. Primero Gameiro de cabeza y después Rodrigo, tras un gran disparo que se marchó cerca de la escuadra, buscaban el segundo tanto para los de mestalla.

Tras el descanso el partido volvió a su cauce, el Madrid más táctico y el Valencia muy peligroso a la contra. Zidane decidió mover el banquillo y dar entrada a dos de los pilares que levantaron la Champions el año pasado, Isco y Bale, pero de poco sirvió. El Madrid seguía sin crear excesivo peligro.

Con un resultado tan corto se llegó a los últimos minutos del partido y es cuando llegó el gol de la tranquilidad para los de Marcelino. Tras un saque de córner de Parejo, Garay remató de cabeza al fondo de las mallas. El Madrid estaba derrotado, pero apareció Benzema para poner el 2-1 de cabeza y así concluyó el partido.

Con esta victoria el conjunto de Marcelino lleva 17 jornadas sin conocer la derrota y está a tan solo un punto de los puestos que dan acceso a la Champions League. Por otra parte, el efecto Zidane parece que no consigue dar con la tecla para que el equipo carbure y, espera como agua de mayo, que acabe la temporada para planificar la siguiente.

La Hora Digital.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  lahoradigital.com