Edición testing
20 de noviembre de 2019, 16:36:06
Cultura


Pérez-Reverte se siente “republicano de corazón y monárquico de razón” tras la publicación de su última obra

Por Sara Gómez

Arturo Pérez-Reverte reúne en por primera vez en un libro sus artículos publicados durante cuatro años en la columna «Patente de corso», del XL Semanal, sobre la historia de España.


Una historia de España’ (Alfaguara), recoge en 91 capítulos los principales acontecimientos de la historia de España desde los orígenes y hasta el final de la Transición, mediante un relato ameno, personal, y a ratos irónico, con el que Pérez-Reverte pretende hacernos reflexionar. Según el propio escritor, nuestro país “no augura un simpático convivir para futuras generaciones”.

Durante la presentación del libro, el escritor señaló que ha “visto lugares civilizados, que parecían oasis de paz como Líbano o los Balcanes, y que en poco tiempo se vuelven peligrosos. Por eso es importante la responsabilidad de los políticos". Ha continuado transmitiendo su desconfianza en “unos políticos que no han leído un libro en su vida" y que pretenden sostener a una España "en estado de demolición".

“¿Quién va a reconstruir luego el Estado? ¿Políticos como Casado, Rivera, Echenique, Iglesias, Monedero, Torra o Abascal? No me toques las narices. No saben de lo que están hablando, ¿me van a crear ellos un Estado de Bienestar para el futuro?”, ha cuestionado con ironía.

Por ello, Pérez-Reverte apuesta por la figura del Rey Felipe VI, alguien “guapo, elegante, educado y que sabe estar” ante un panorama en el que “hay que apostar por algo que al menos sostenga este tinglado en demolición”.

El autor ha asegurado que todo se solucionaría con la educación, pero que en España “hay un problema muy grave de memoria. Parece que toda memoria es fascista y caspa y, si seguimos así, vamos a acabar mal”. Ha añadido “nos estamos cargando el cemento que une a este país, la memoria común. Y nos lo estamos cargando por incompetencia: Rajoy se sentaba encima de sus aparejos sin reacciones, pero Zapatero resucitó fantasmas de hace tiempo de una manera parcial y no generosa".

Para Pérez-Reverte, existen tres maneras de contar la historia en España. Por un lado, desde la izquierda, donde “intenta siempre referirse a la Historia del país como un lugar oscuro". Por otro lado, la derecha, que “hace lo contrario, solo hablar de episodios épicos de los que estar orgullosos".

A su parecer, la izquierda le ha “cedido” la Historia “gratuitamente” a la derecha bajo la creencia de que “todo lo que es memoria es carcundia y fascismo, y la derecha ha aprovechado esto para hacerla propia envuelta en banderas”.

Después nos encontramos con los “nacionalismos periféricos”, quienes, según el escritor, hablan de España como una “aberración histórica”.

Finalmente, Pérez-Reverte ha afirmado que prefiere que se mire la Historia del país como “un lugar en el que han pasado muchas cosas, buenas y malas”.

Uno de los capítulos de su obra trata sobre el descubrimiento de América. Durante la presentación del libro, su autor ha querido destacar este hecho como una “hazaña, se tome como se tome, y así hay que reconocerlo”. Además, también ha querido lamentar que “se destruyeran civilizaciones y se crearan estructuras corruptas que todavía hoy repercuten en el continente”. Lo ha categorizado como una “leyenda negra” que “no hay que negarla, sino explicarla”. Ha concluido indicando que “el problema es que aquí te piden que te vayas para un lado o para otro, cuando uno puede estar en uno u otro dependiendo del momento".

La Hora Digital.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  lahoradigital.com