Edición testing
20 de julio de 2019, 13:50:38
Comunidades


La Policía Nacional y la Guardia Civil desarticulan una organización china dedicada al cultivo de marihuana

Por Iria Galego Castro

La operación “Farmers-Bambusa”, operada por la Guardia Civil y la Policía Nacional, ha desarticulado una organización china que se dedicaba al cultivo indoor de marihuana para su posterior venta en diferentes países europeos. El operativo se ha llevado a cabo en la Comunidad de Madrid y en Badajoz y se ha saldado con veintidós detenidos de nacionalidad china y española. Además, durante los 25 registros llevados a cabo se han desmantelado ocho plantaciones, se han localizado 10.500 plantas, y también 250 kilos de cogollos, empaquetados y preparados para su venta.


La investigación judicial comprendida en la Operación Farmers-Bambusa ha desmantelado una extensa red de narcotráfico que operaba desde la Comunidad de Madrid para luego, a través de los contactos con narcotraficantes de Italia, Reino Unido y Francia, principalmente, vender la mercancía en diferentes países de la UE. Las veintidós personas detenidas como presuntos autores de un delito contra la salud pública, pertenencia a organización criminal y defraudación del fluido eléctrico, operaban mayoritariamente en Parla y Badajoz.

Las pesquisas de la Policía Nacional comenzaron en enero de 2018. Varios vecinos de la localidad madrileña de Parla denunciaron la existencia de un piso en el que podría encontrarse marihuana almacenada en grandes cantidades. Tras los primeros registros se incautaron 109 kilogramos de cogollos de marihuana y 105.200 euros. Además, se detuvo a cuatro ciudadanos de nacionalidad china, responsables de la guarda y custodia de la droga.

Continuando con las investigaciones sobre más posibles alijos, la Policía Nacional, Guardia Civil y diferentes órganos para la seguridad pública (la Comisaría de Parla, la Brigada Central de Estupefacientes de la Policía Nacional y de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil de Badajoz) descubrieron una compleja organización compuesta por pequeñas cédulas de ciudadanos chinos que contactaban con diversos países de la UE para traficar con sustancias estupefacientes.

Modo de operar

Tras recibir el dinero por parte del cliente, cada cédula contactaba con un clan familiar ubicado en la provincia de Badajoz que proveía el estupefaciente. Este clan familiar se encontraba perfectamente estructurado. Contaban con un jefe que a su vez tenía a personas de su familia a su servicio. Los familiares se encargaban de montar los invernaderos en diferentes inmuebles, que tenían diversos aparatos eléctricos para el cultivo de las plantas, todo ello sin estar el suministro eléctrico dado de alta. Además, otro personal se ocupaba del cuidado y vigilancia de estos invernaderos. A cambio, dinero y vivienda a cargo de la organización.

El estupefaciente se recogía en Badajoz y era trasladado a Madrid. Tras su llegada, los detenidos depositaban, procesaban, envasaban y camuflaban la droga entre otros objetos de procedencia legal. Posteriormente eran enviadas al extranjero en un plazo inferior a 24 horas, todo lo más rápido posible para que la droga permaneciese poco tiempo en sus manos.

Tras más de un año de investigación, las fuerzas de seguridad llevaron a cabo veinticinco registros simultáneos en domicilios, garajes y naves de Madrid y Parla, así como en las localidades pacenses de Mérida, Arroyo de San Servan, Santa Amalia y Conquista del Guadiana. Los 250 agentes que trabajaron en estos registros detuvieron a once personas de nacionalidad china y otras once de nacionalidad española. Se han intervenido dinero, plantas y cogollos listos para la venta, así como tres vehículos utilizados por la organización, 195.000 euros en efectivo y 6 escopetas.

La Hora Digital.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  lahoradigital.com